Tegucigalpa, Honduras.

El cardenal hondureño, Óscar Andrés Rodríguez, pidió este domingo a los candidatos a la presidencia de su país que preparen las elecciones generales del 28 de noviembre “no con angustia, ni miedo, ni odio, sino con Dios en la oración”.

“Tenemos que poner a Dios en medio de nuestra sociedad que está llena de violencia y de cultura de muerte”, enfatizó Rodríguez en la misa oficiada en la basílica menor de Suyapa, en Tegucigalpa.

La campaña electoral ha sido empañada por la muerte de una treintena de personas que aspiraban a cargos de elección popular y la incitación al odio, principalmente por algunos activistas y líderes de los tres partidos que, según sondeos de opinión, tienen posibilidad de ganar.

Rodríguez señaló que las campañas políticas han sido “vacías” y lamentó “la ambición por la búsqueda de poder, sin tener en cuenta los valores morales, sin tener en cuenta a Dios”.

“Todo eso se derrumba así como el imperio romano se derrumbó ante Pilato”, dijo el cardenal.

Otros sectores sociales también han venido abogando por unas elecciones sin violencia y que los candidatos acepten los resultados.

También han estado pidiendo que los hondureños salgan a votar masivamente, lo más temprano posible, ante eventuales hechos violentos, incluso después de las elecciones.

En la contienda serán electos un presidente, tres vicepresidentes, 298 alcaldías municipales, 128 diputados al Parlamento local y 20 al Centroamericano.

De los catorce partidos que participan en la contienda, con doce candidatos presidenciales, solamente tres, según sondeos de opinión, tienen posibilidad de ganar.

Los principales contendientes son Xiomara Castro, del partido Libertad y Refundación (Libre); Nasry Asfura, del Partido Nacional, en el poder, y Yani Rosenthal, del Partido Liberal.

“Nos exigen tributos de tiempo y de dinero, cuánto tiempo perdido en concentraciones políticas que son vacías de contenido, llenas de gritos e insultos, de odio pero no de propuestas y de caminos para algo mejor”, dijo el cardenal hondureño.

Además, lamentó que la mentira sea aceptada en la política, la economía, la información y las relaciones personales.

“Dominan las llamadas fake news difundidas a través de prensa escrita, radio, televisión, redes sociales y cuyo único objetivo es la mentira, la manipulación”, subrayó Rodríguez.