04/10/2022
11:57 PM

Más noticias

Cardenal lamenta la violencia en el mundo en el Domingo de Ramos

El cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez, lamentó este domingo que el mundo está “desgarrado por la violencia, la muerte y las guerras” y pidió a Jesús que traiga “su paz”.

Tegucigalpa, Honduras.

El cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez, lamentó este domingo que el mundo está “desgarrado por la violencia, la muerte y las guerras” y pidió a Jesús que traiga “su paz” para que desaparezcan esos conflictos, en la misa del Domingo de Ramos que marca el inicio de la Semana Santa.

Puede leer: Cuña de alta presión sigue ocasionando lluvias en la mayoría de regiones de Honduras

Jesús “es rechazado por tanto pueblo, hoy nosotros le hemos recibido y le queremos recibir siempre, diciéndole: bendito tú Jesús que vienes cada día a nuestra vida, bendito tú que vienes con la paz a este mundo que está desgarrado por la violencia, la muerte, las guerras”, dijo el cardenal en la homilía celebrada en inmediaciones de la Catedral de Tegucigalpa, a la que asistieron cientos de feligreses católicos.

Afirmó que Jesucristo “viene para despertar nuestra esperanza en todo ser humano. Sólo Jesús puede ser nuestro Rey, ven con tu paz para que desaparezcan las guerras y la violencia, ven Jesús manso y humilde de corazón, te necesitamos, hemos visto cómo el Señor Jesús muere perdonando”.

También: Honduras condena ataques terroristas que violentan derechos humanos en Israel

Previo a la ceremonia religiosa, el cardenal procedió a la bendición de los ramos elaborados por campesinos que desde el pasado viernes llegaron a Tegucigalpa y se apostaron en el atrio de la catedral para venderlos a los feligreses.

Rodríguez lamentó que en Honduras todavía hay “tanto odio” y afirmó que “allí no puede estar el Señor, porque donde está el odio está el enemigo, el corazón lleno de odio no tiene espacio para que llegue Jesús”.

Además: Salvador Nasralla propone legalizar cultivo de cannabis en Honduras

El cardenal pidió a la población “nunca desconfiar de la misericordia de Dios” y señaló que “Dios nunca se cansa de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”.