San Pedro Sula, Honduras

La decimoquinta edición del Movimiento Familiar Cristiano cerró con el mensaje del cardenal Óscar Andrés Rodríguez, quien incentivó a los presentes a poner en práctica los valores morales.

“Los valores, las buenas costumbres y el amor y obediencia a Dios fueron creados para ponerse en práctica y vivir bajo esos lineamientos no para que queden escritos en un papel y solo hablar de ellos”, expresó el religioso.

Durante su conferencia frente a más de 700 personas, monseñor Rodríguez enfatizó en que la Iglesia debe trabajar con los nuevos matrimonios para que estos sean de éxito y no terminen anulando la unión.

“De una manera fría, los medios de comunicación han llamado a la agilización de los procesos de anulación de matrimonio en el Vaticano, como el divorcio católico, y eso no es así. La Iglesia no puede anular matrimonios, lo que se hace es declarar que ese matrimonio fue nulo porque esa pareja no pudo convivir y debemos tener presente que un divorcio siempre es malo y un fracaso”, añadió.

Para el Cardenal, el acompañamiento de los matrimonios debe ser a nivel pastoral y preguntarse qué hacer para que no lleguen a separarse, y recalcó la importancia del discernimiento e integración.

Freddy Valdiviezo, asesor del Movimiento Familiar Cristiano, dijo que la idea de estos encuentros es forjar las bases para seguir las directrices del papa Francisco. “Tenemos un mensaje donde se nos habla de la educación moral y sexual dentro de las familias en todos los niveles, a la vez de la responsabilidad que se debe tener al momento de la procreación”.