Tegucigalpa, Honduras.

Una persona gravemente herida, decenas de lesionados, cierre de carreteras, quema y destrucción de edificios públicos, comercios y bienes privados, así como violentos enfrentamientos entre protestantes y policías, se registraron ayer en la capital y otras ciudades del país como resultado de las protestas convocadas por los trabajadores del sistema sanitario y el gremio magisterial exigiendo la derogación de los polémicos decretos de reestructuración y transformación presupuestaria de las secretarías de Educación y Salud.

El herido fue identificado como José Humberto Duarte, quien recibió un disparo en el tórax cuando transitaba cerca de las protestas. El ciudadano, fue ingresado inicialmente en el hospital Viera y posteriormente trasladado al hospital Escuela, en donde se informó que su estado de salud es delicado, pero estable.

Video: Fuertes enfrentamientos entre manifestantes y policías en Tegucigalpa

La jornada de protestas se extendió a casi todo el país, pero tuvo su epicentro en el casco histórico de la capital en donde jóvenes enmascarados y hombres armados con palos y piedras se enfrentaron violentamente a las fuerzas del orden y prendieron fuego al edificio administrativo y al histórico Palacio Municipal de la alcaldía de Tegucigalpa, y horas más tarde al antiguo Palacio de Telecomunicaciones en donde tiene sus oficinas la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel).

Jóvenes encapuchados desafían a la policía.
Terror

Unos 30 empleados municipales que laboran en el edificio administrativo vivieron momentos de zozobra y terror a raíz de la quema del inmueble con una bomba molotov y tuvieron que refugiarse en la terraza del local para huir del fuego, mientras los bomberos sofocaban las llamas y realizaban titánicos esfuerzos por rescatarlos.

Varias mujeres que quedaron encerradas en el interior del inmueble, se desmayaron y otras más sufrieron ataques de pánico, situación que obligó a trasladarlas al hospital Escuela para recibir atención médica.

Lea: Protestas en Honduras: Lesionados, detenidos y destrozos en 4 incendios

Una farmacia privada que funciona contiguo a este edificio fue consumida por las llamas, reportando millonarias pérdidas económicas a sus propietarios. El siniestro consumió los dos niveles del inmueble administrativo de la alcaldía y destruyó importante documentación relacionada con la recaudación de impuestos. Además, dañaron los ventanales, puertas y muebles interiores del Palacio Municipal.

Más temprano, centenares de personas, entre ellas, niños y mujeres, que circulaban por el centro de la ciudad resultaron afectados por las bombas lacrimógenas lanzadas a las hordas de manifestantes por la Policía.

Los manifestantes respondían a las bombas lacrimógenas lanzando piedras a los policías.
En la zona de El Pedregal, en donde también hubo fuertes enfrentamientos, se reportó preliminarmente la quema de un vehículo particular y de un inmueble. En la zona de El Carrizal, La Laguna y El Sitio se cerró el paso a vehículos.

Las violentas manifestaciones interrumpieron la actividad comercial y económica en el centro de la ciudad generando millonarias pérdidas a la economía nacional. El parque central y las calles adyacentes al Congreso Nacional fueron escenario de una verdadera batalla campal entre protestantes y miembros de la Policía Nacional y al final de la jornada quedaron tapizadas de piedras y palos.

Lea también: Incendio en alcaldía municipal de Tegucigalpa: evacúan a más de 250 personas

Otros comercios en el centro de la ciudad también fueron blanco de las turbas enardecidas.

En la carretera CA-5, principal arteria vial y nervio económico del país se registraron enormes filas de contenedores y vehículos particulares que quedaron varados a raíz del cierre de esta importante vía.

Periodistas de diferentes medios de comunicación fueron agredidos por los manifestantes y las fuerzas policiales que fueron enviadas a frenar las protestas.

El centro de la ciudad quedó bajo fuego.
Suspenden sesión

A raíz de los actos vandálicos, el Congreso Nacional resolvió suspender la sesión convocada para las 3 de la tarde en la que se ratificarían los decretos de reestructuración presupuestaria de Salud y Educación y se propondrían las reformas pertinentes a los mismos. En esta sesión se tenía previsto que la bancada liberal presentaría una moción para eliminar los incisos 5 y 6 de ambos decretos, que los maestros y médicos consideran atentatorios a su estabilidad laboral.

El Legislativo emitió un comunicado en el que pidió a los diputados permanecer en Tegucigalpa en espera del llamado de la Junta Directiva para celebrar la sesión que estaba prevista para este lunes.

Esta mujer fue afectada por los gases lacrimógenos.
El Congreso exhortó a los maestros y trabajadores de la salud “para que no caigan en la trampa de un sector político que en base a engaños los lleva a las calles a protestar de manera violenta e injustificada por la aprobación de una ley que no tiene en ninguno de sus 6 artículos disposiciones para despedir personal o privatizar esos servicios”.

El ministro de Educación, Arnaldo Bueso, calificó de injustificables y lamentó las violentas manifestaciones y la suspensión de labores en el sistema educativo.

“Quedó evidenciado que no existe justificación alguna para provocar tomas y paralizar el país, no permitamos que le vulneren los derechos a nuestros hijos cuando pretenden cerrar escuelas”, afirmó el funcionario.

Esta farmacia fue blanco de los enardecidos protestantes.


El histórico Palacio Municipal volvió a ser pasto del fuego.