Tegucigalpa. A partir de febrero de 2023, los alumnos de los tres niveles educativos del país recibirán clases bajo una nueva malla curricular, con nuevos enfoques pedagógicos y priorización de los contenidos.

Las autoridades de la Secretaría de Educación lanzaron ayer el plan de rediseño curricular, en el que se enfocan en la educación ambiental, equidad de género, derechos humanos, educación sexual y para la salud, educación multicultural e intercultural, la ciudadanía digital, cultura emprendedora, equidad e inclusión.

La próxima semana empezarán a socializar y consultar el plan con al menos 19,000 personas a nivel nacional que son actores claves del sector educativo, indicó la viceministra de Educación, Marisela Figueroa.

Esperan que al finalizar el año el plan ya haya sido discutido y analizado para aplicarlo como una prueba piloto en los departamentos de Cortés, Francisco Morazán, Olancho, Atlántida, Yoro, La Paz y Comayagua.

Puede leer: L 6,900,000 ha sido el presupuesto de Educación en diez años

“Lo vamos hacer porque el currículo actual tiene más de 20 años y hay tendencias y cambios educativos, una exigencia de hacer un currículo con un enfoque social; además, hay adopciones de nuevas tecnologías en educación y nuevas pedagogías, así que es urgente y necesario hacer una revisión curricular”, dijo la viceministra.

Según la funcionaria, el actual Currículo Nacional Básico solo se concentra en la identidad, la democracia y el trabajo.

“El currículo actual tiene muy pocos ejes transversales, por eso le vamos a dar al pueblo un currículo nuevo con priorización de contenidos adecuados a los tiempos, con nuevos ejes transversales”, dijo. Entre los cambios en el nivel medio está la eliminación de los semestres y regresar a los cuatro parciales.