13/08/2022
04:48 PM

Más noticias

Calidonio quería conciliar y terminó en medio de riña

San Pedro Sula, Honduras.

El olor a humo todavía envolvía el ambiente en el mercado Central. Los locatarios y sus familias llegaron al predio con sus rostros preocupados y sin poder creer todavía que por segunda vez el esfuerzo de años se vio reducido a cenizas la madrugada del miércoles.

Los técnicos de la Enee seguían revisando el alambrado. Los empleados municipales recopilaban datos y confirmaron que se perdieron 88 puestos que dejan a 65 familias afectadas. Los bomberos, a través de el comandante regional Marco Antonio Artica, descartaron mano criminal en el siniestro.

Los afectados permanecían en el sitio cuando recibieron la visita del alcalde Armando Calidonio acompañado de una comitiva de funcionarios y de policías municipales.

El alcalde recorrió los puestos del mercado que no se quemaron y luego conversó por más de dos horas con los arrendatarios.

El fuerte sol no impidió que los vendedores se mantuvieran en el lugar para expresar al alcalde sus preocupaciones, dejando claro que en otras ocasiones les habían prometido apoyo y no les cumplieron.

El alcalde tomó la palabra y explicó a los afectados que como autoridades tienen la obligación de apoyarlos y darles las colaboraciones necesarias para que tengan un lugar digno adonde comercializar sus productos y así ayudar a sus familias.

Foto: La Prensa



Censo

Además les detalló que están efectuando un levantamiento para conocer las necesidades más puntuales de los locatarios y les aclaró que no saben aún el monto de lo que se necesitará para apoyarlos y por ello se trabaja en un diagnóstico.

Les adelantó que por el momento buscan las alternativas de cómo ayudarán de manera inmediata para cubrir las necesidades básicas y luego ejecutar las acciones del proceso de transición para la construcción del nuevo mercado, así como lo que se hará mientras se concreta ese proyecto.

El alcalde les manifestó que la cooperación será de carácter personal para cada locatario brindándoles alimentos y medicinas. Hoy se tiene prevista una brigada médica en el lugar para atender a los arrendatarios.

Calidonio reconoció que se busca la forma y las opciones con las que se les va a apoyar, “porque este no es un problema de ellos, sino de la ciudad por ser un mercado municipal”.

En la conversación con los comerciantes, el alcalde les recordó que se tiene que pensar en grande. “Ya se tiene planeado desarrollar un proyecto en el mercado Central. La inversión será entre 12 a 15 millones de dólares, por lo que como autoridades buscan alternativas para la construcción del mismo que puede ser una alianza público-privada, empresa mixta o se buscarán otras alternativas en las que los vendedores tendrán una participación prioritaria.

El alcalde reveló que ya hay inversionistas interesados en el proyecto.

René Mejía, presidente de los locatarios, ve bien que se trabaje por un gran proyecto y no por cuchitriles. Pero por el momento se necesita asistencia para vender en las orillas del predio, mientras se construye en el lugar.

Foto: La Prensa



Zafarrancho

La plática estaba por finalizar cuando otras personas alertaron a Octavio Zúniga, esposo de uno de las locatarias, que la grúa se estaba llevando el carro que dejó aparcado en la calle aledaña al predio. Al llegar lo observó en la plancha del remolcador, por lo que trató de dialogar con los municipales.

Inmediatamente el resto de locatarios rodearon la grúa exigiendo que bajaran el carro, lo que generó un zafarrancho entre los policías municipales y los vendedores.

Al ver el caos, Calidonio ordenó que bajaran el carro de la grúa, les pidió a los policías municipales que se retiraran del lugar y les gritó que no fueran a golpear a la gente. Por varios minutos el alcalde trató de apaciguar la situación y en el intento recibió empujones, tirones y hasta uno que otro golpe. La situación provocó que don Octavio Zúniga sufriera un problema cardiaco, fue asistido por el médico municipal e inmediatamente trasladado a una clínica privada, adonde horas después falleció.