03/03/2024
05:16 AM

'Llegué a pesar 268 libras, mi vida era un infierno', confesó Carol Padilla, sobreviviente de violencia doméstica

Esta ejemplar hondureña transformó su vida y ahora ayuda a otras mujeres, a través de talleres que las orientan a manejar sus emociones, encontrar sus talentos y crear emprendimientos.

San Pedro Sula, Honduras.

'Tenía todo económicamente, pero mi vida era un infierno. Frente a las personas fingía que todo esta bien, pero la realidad era muy diferente', confesó Carol Padilla (43), una hondureña sobreviviente de violencia doméstica, quien transformó radicalmente su vida y ahora impacta a otras mujeres con su historia.

Padilla, madre de tres hijos, relató su experiencia a Diario LA PRENSA desde la intimidad del nuevo hogar que, con mucho sacrificio, logró construir luego varios años de tristeza, dolor y frustración.

Comentó que los primeros años de matrimonio fueron un cuento de hadas, pero con el tiempo la convivencia se transformó en una guerra.

Además lea: Jóvenes hondureños emprenden y abren academia de inglés en línea

'A medida que él se tornó agresivo conmigo yo también lo hice para defenderme. Sin embargo, esta lucha de poder se fue volviendo insoportable. Era una guerra constante; en nuestra casa no había paz'.

Esta situación, sumada al que dirán y la negación de aceptar que su relación no era lo que todos pensaban y que al contrario eran una pareja que necesitaba ayuda, hacía que Carol se refugiara en la comida.

'Llegué a pesar 268 libras, todas mis emociones se volcaron hacia la comida. Comer se volvió mi refugio y perdí por completo el control de mi salud'.

Carol afirma que en ese momento no lo notaba y que incluso las personas le preguntaban si estaba embarazada otra vez, pero para ella solo eran exageraciones.

Carol Padilla logró perder 127 libras, pero asegura que lo más importante su transformación en el interior. Ahora es una persona con un nuevo propósito de vida, ayudar a otras víctimas de violencia.

A raíz de la mala relación con su exeposo se refugió en la comida y llegó a pesar 268 libras

- El momento del cambio -

'Llegó un momento en el que desperté. Recuerdo que mis hijas me tomaron una fotografía y por primera vez, después de mucho tiempo, me vi y había dejado de ser yo. No solo externamente si no en el interior, además de todo el sobrepeso que tenía, mi mirada estaba triste, reflejando lo que llevaba por dentro'.

A partir de ese instante tomó la decisión de empezar de nuevo y afrontar todo lo que vendría. Muchas personas le dieron la espalda, pero hubo ángeles que Dios puso en su camino.

'Dejé las comodidades y me tocó vender hasta topogigios; sin embargo Dios nunca me dejó de la mano, él puso en mi camino a una pareja de amigos que fueron un gran apoyo y los amo con todo el corazón, Tadeo Nodarse y Karen Kattán de Nodarse'.

Foto: La Prensa

Sus fundamentos de vida ahora son Dios, Decisión y Disciplina.
Carol sostiene, que tocar fondo le enseñó que solo hay dos opciones quedarse en el suelo o levantarse. 'Decidí hacerlo por mis hijos, ellos también estaban siendo afectados y tanto su padre como yo necesitábamos paz, pues en lo que se había convertido nuestra relación era un infierno para todos'.

Al comenzar de nuevo, tuvo momentos muy críticos económicamente; Carol detalló que no podía cancelar sus deudas y 'quedé mal con varias personas'; pero, poco a poco salió a delante.

Luego de la separación, la relación con su exesposo mejoró y ambos han podido llevar una sana comunicación. 'Gracias a Dios él es un buen padre y se preocupa sus hijos, lo cual me da mucha tranquilidad'.

A través de talleres les brinda herramientas a muchas mujeres en Honduras que están en situciones difíciles como traumas de la niñez, miedos, frustaciones, con necesidad de un empleo y mucho más.

- Se convirtió en coach de vida y está creando su propia fundación -

Con enormes sacrificios se certificó como coach de vida y emprendió el proyecto 'más bonito de su vida', brindar apoyo a las mujeres que pasan por situaciones difíciles como traumas de la niñez, inseguridad, frustaciones, violencia, el desempleo, etcétera .

'Estoy en proceso de crear mi fundación, llamada Morpho. En la que deseo brindar talleres y charlas gratuitas tal y como lo hago a través de mi página de Facebook; además busco orientar a las mujeres para que conozcan sus fortalezas y áreas en las que deben trabajar para encontrar su norte de vida. El propósito es que comprendan que el pasado no define su futuro y que sepan cómo controlar sus emociones'.

Además, las empodera ayudándoles a encontrar sus talentos para convertirlos en emprendimientos y les otorga de manera gratuita (gracias a más empresas y personas que se han sumado a su causa) tres primeros meses de fotografías y videos de sus productos para que sepan cómo llegar a más personas.

Foto: La Prensa

Decenas de mujeres la siguen a través de su página de Facebook Carol Padilla Coach.
'Les regalamos una sesión de fotos y videos de sus productos con la condición de que participen en los talleres y hagan cambios positivos en su vida'.

Además, creó un grupo en Facebook llamado 'Más que amigas, hermanas', en el que también brindan apoyo y orientación a las mujeres en situaciones difíciles. Para ser parte solo debe enviar una solicitud.

Carol también se encuentra trabajando en su nuevo proyecto, un call center para emplear a mujeres. 'Este momento estamos capacitando a 11 mujeres y esperamos llegar a 20 en total para brindarles una oportunidad de empleo'.

La historia de Carol ha tenido desenlace feliz; sin embargo, en Honduras hay muchos casos de mujeres que sufren violencia y sus casos terminan en tragedia. Cifras que motivan a Carol a no desmayar y seguir adelante para mostrarles que sí se puede.

En el periodo de enero a junio del 2020, unas 50 mil mujeres en el país han denunciado a sus agresores; durante el aislamiento por COVID-19 este delito se ha incrementado aún más según el Sistema Nacional de Emergencias 911.

Foto: La Prensa

En la fundación Morpho empoderan a las mujeres ayudándoles a encontrar sus talentos para convertirlos en emprendimientos.