Más noticias

Los lujos y excesos que disfrutaron Zelaya y su red de corrupción

Son 31 inmuebles los incautados al grupo que despilfarró los fondos del Seguro Social en la gestión de Zelaya.

Una de las viviendas incautadas a Mario Zelaya por dentro.
Una de las viviendas incautadas a Mario Zelaya por dentro.

Tegucigalpa, Honduras.

La vida de Mario Zelaya y a quienes formaron parte de la red de corrupción que descalabró los fondos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (Ihss) estaba llena de lujos y comodidades, según las autoridades.

Amantes, viajes al extranjero, compra de residencias dentro y fuera del país, terrenos, vehículos, condominios, apartamentos y pago de cirugías plásticas forman parte de los gastos en los que se diluyeron las aportaciones de los derechohabientes.

Zelaya y su red montaron su coartada para disfrazar las salidas de dinero con la creación de empresas fantasma, adonde fueron a parar los cientos de millones de lempiras con que se dieron la gran vida, explicaron fiscales que ventilan el caso.

Los lujos y excentricidades

Las fiestas sexuales fueron parte del escándalo. Las investigaciones de la Fiscalía establecieron que varias de las mujeres dedicadas a la prostitución o “pregago” mantuvieron relaciones con proveedores del IHSS y, además de cobrar por sus servicios, salían a su país con varios miles de dólares en efectivo que fueron parte de los recursos sustraídos de la entidad. Un apartamento en la colonia San Ignacio, en Tegucigalpa, fue uno de los sitios que utilizaron para recibir a las jóvenes que en 2013 ingresaron al país, al menos dos veces al mes.

Los encuentros sexuales, según la Fiscalía, eran patrocinados por exfuncionarios del IHSS para pedir sobornos a dueños de empresas proveedoras de la institución.

A esto se suman dos apartamentos en Condominios Quintas Horizonte, en colonia San Ignacio, dos lujosos apartamentos y un terreno cerca de la colonia Hato de Enmedio que, según el Ministerio Público, fueron adquiridos con recursos provenientes de la estafa contra el IHSS que le dio Mario Zelaya a la chilena Natalia Ciuffardi Castro, con quien procreó un hijo.

En los reportes de investigación del Ministerio Público existen pruebas de que los implicados luego de recibir el dinero del IHSS, compraron pasajes de avión a Europa y Estados Unidos para que personas vieran eventos deportivos y musicales.

Por ejemplo, con dinero de estas compañías se compraron los boletos de entrada a partidos de fútbol americano en Estados Unidos. De igual manera, erogaron recursos para compra de boletos para asistir a un concierto del grupo de música pop, One Direction.

Pero si Zelaya, en su afán de poder, ya derrochaba a manos llenas los fondos del IHSS, el escándalo de la modelo hondureña Ilsa Vanessa Molina, quien habría recibido 9.2 millones de lempiras del desfalco por medio de una empresa fantasma, puso en el tapete a José Zelaya, exjefe de Compras.

La expalillona y sus socios, los hermanos José David Cardona y Vanessa Maribel Cardona, tuvieron una vida de viajes y lujos con los fondos de los derechohabientes, de la que presumían en las redes sociales.