TEGUCIGALPA

En el Gobierno no ven con malos ojos la posibilidad de combinar vacunas para completar las segundas dosis que aún les falta a unos 400,000 hondureños que apenas han recibido una dosis.

Con la llegada de más vacunas, las autoridades de la Secretaría de Salud tienen previsto que para mediados de agosto hayan inoculado a 1,350,000 personas con las dos dosis.

A la fecha apenas unas 60,000 personas tienen completado su esquema de vacunación contra el coronavirus, y los 40,000 que ya recibieron la primera parte del preparado ruso están a la espera del segundo componente.

Respecto a la posibilidad de combinar dosis para completar la vacunación, y ante la escasez en el caso de la Sputnik V, la exministra Elsa Palou expuso sus consideraciones.

A su juicio y basándose en los ejemplos de otros países, la exjefa de la Secretaría de Salud dijo que “se ha combinado primera dosis de AstraZeneca con segunda de Moderna o Pfizer; primera dosis de Moderna o Pfizer con segunda dosis de Johnson & Johnson y se están haciendo estudios con el cruce entre Sputnik V con AstraZeneca”.

Así, “si la primera dosis fue Sputnik V y la segunda dosis nunca llegó, puede ponerse la segunda dosis AstraZeneca”, observó.

En ese sentido, si bien Pfizer indica que la aplicación de la segunda dosis de la vacuna anticovid debe ser 21 días después de la segunda primera, para Moderna 28 días, para AstraZeneca entre 4 y 8 semanas y Sputnik son 28 días, “en algunos casos, por motivos de fuerza mayor se puede prolongar un poco más”, según Palou.

Esta semana, el Gobierno de Rusia explicó que la segunda dosis de su vacuna Sputnik V no está disponible para el mercado externo porque la prioridad es la demanda interna, es decir, producirla para la población rusa.