San Pedro Sula, Honduras.

El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández (2014-2022) compareció este martes en segunda audiencia ante el juez Kevin Castel, en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos.

Raymond Colon, principal abogado de la defensa de Hernández, al término de la audiencia, descartó que Juan Orlando Hernández se declare, en algún momento, culpable de los cargos que la Fiscalía de aquel país le imputa.

“No culpable, su señoría”, fueron las únicas palabras de Juan Orlando Hernández ante el juez Castel. La voz de su defensa la llevó Colon, quien, además de describir a medios de comunicación a inmediaciones de la Corte sobre la audiencia, subrayó que “iremos a juicio”.

“Se descarta una negociación, porque para que se dé una negociación el individuo tendría que declararse culpable y él no se va a declarar culpable, vamos a ir a juicio”, detalló Colon.

Agregó que “él podría posiblemente colaborar en lo que él sabe o supo de otros jefes de Estado en otros países, no los voy a mencionar pero se los pueden imaginar”.

Colon añadió: “Pero él (Hernández) declararse culpable eso no va a pasar, porque él no es culpable, no es una opción”.

Tres cargos de peso

Hernández, de 53 años, está acusado de tres delitos cometidos, según la Fiscalía, entre 2004 y 2022: conspiración para la importación de cocaína, posesión de ametralladoras y armas pesadas y conspiración para la posesión de esas ametralladoras y armas. Estos dos últimos delitos pueden merecer la cadena perpetua.

La acusación formal, de 20 páginas, alega que Hernández formó parte de una conspiración que desde 2004 transportó más de 500 toneladas de cocaína hacia Estados Unidos a través de Honduras, procedente de Colombia, Venezuela y otros países. Como parte de esa conspiración, Hernández recibió “millones de dólares de múltiples organizaciones narcotraficantes en Honduras, México y otros lugares”.

Juan Orlando Hernández descarta declararse culpable en juicio

Los dos períodos de gobierno de Hernández en Honduras fueron salpicados por denuncias de las principales fuerzas de oposición de que dijo ganar las elecciones de 2013 y 2017 “con fraude”, lo que también recogió la acusación.

“Hernández usó esos beneficios del narcotráfico para enriquecerse, financiar sus campañas políticas y cometer fraude electoral, incluido en relación con las elecciones presidenciales de 2013 y 2017”, agregó la acusación de Estados Unidos.

Estados Unidos ha alegado que en 2013 Hernández recibió un “soborno de un millón de dólares” del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, entonces líder del Cartel de Sinaloa, “a cambio de una promesa de proteger” a esa organización en Honduras.