20/07/2024
09:50 AM

22 años después ve a su familia

Un joven salvadoreño huérfano se reencontró con sus familiares, después de casi 22 años de haber sido adoptado por una familia de Estados Unidos, informó la Asociación Pro Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos, Pro-Búsqueda.

Un joven salvadoreño huérfano se reencontró con sus familiares, después de casi 22 años de haber sido adoptado por una familia de Estados Unidos, informó la Asociación Pro Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos, Pro-Búsqueda.

El salvadoreño, quien actualmente tiene 29 años y cuyo nombre de nacimiento es Mario de Jesús Mancía Mancía, se reunió con sus cinco hermanos, 11 sobrinos y cuatro abuelos en la ciudad de La Palma, en el norteño departamento de Chalatenango, informó la encargada de comunicaciones de la organización, Indira Calderón.

El joven es hijo de Rosa Mancía, quien murió durante un parto en 1984, y Marco Mancía, asesinado por razones desconocidas en el mismo año.

Pro-Búsqueda es una organización fundada por el jesuita español Jon Cortina, fallecido a finales del año pasado, que se dedica a buscar menores desaparecidos durante la guerra civil salvadoreña.

La Asociación retomó el caso de Mancía Mancía en 1997 a solicitud de los familiares, quienes dieron en adopción al menor en noviembre de 1984, a la edad de seis años, “con el objetivo de ayudar a la familia”, según un comunicado de la organización.

Agregó que se buscó la adopción porque los menores habían quedado a cargo de una de sus abuelas, quien tenía “muchas dificultades económicas para mantenerlos”.

“Las personas que realizaron el trámite le aseguraron a la familia que se mantendrían en comunicación con el niño y en su debido momento podrían viajar y conocer” a la familia adoptiva, apuntó.

El niño fue dado en adopción a una familia estadounidense, que le dio el nombre de Curbin Mario Wood y con la que ha vivido todos estos años en la ciudad de Columbus, Ohio, sin que los familiares salvadoreños supieran de su paradero.

Pro-Búsqueda inició un proceso de investigación y estableció comunicación en 2005 con el joven, quien mostró interés “de reencontrarse con su familia biológica”.

Dato

Pro-Búsqueda, ha localizado a 310 niños desaparecidos durante el conflicto armado, de un total de 780 casos investigados.