Honduras: Terminal marítima busca sacar a Omoa del rezago

El proyecto valorado en $120 millones ha sido declarado de interés nacional por el Gobierno al estar enfocado en reactivar una zona deprimida económicamente.

El proyecto estará en un predio privado, lejos del muelle y de la Fortaleza de San Fernando, dijeron ejecutivos.
El proyecto estará en un predio privado, lejos del muelle y de la Fortaleza de San Fernando, dijeron ejecutivos.

Omoa, Cortés.

La terminal marítima portuaria de buques, cruceros mercantes y cabotaje en el puerto de Omoa, cuya construcción se iniciará el último trimestre del año, se perfila como una inversión que potenciará el turismo y el comercio internacional del caribe centroamericano.

La obra, cuyo monto de inversión asciende a 120 millones de dólares (unos L2,940 millones), se ejecutará en tres etapas y permitirá prestar servicios a buques, cruceros mercantes, y para labores de cabotaje.

Durante su fase inicial y de construcción, el proyecto establece la contratación de más de mil personas por un período de entre 18 y 24 meses.

LEA: Aeropuerto de Palmerola está a 82 días de su apertura

Una vez finalizada esa fase, la operación de la obra demandará la contratación de más de 300 personas. Días atrás, el Congreso Nacional aprobó en un primer debate el contrato de concesión de servicios portuarios para la terminal marítima, suscrito entre la Empresa Nacional Portuaria (ENP) y el consorcio integrado por las sociedades mercantiles Inversiones Estratégicas Portuarias S.A. (Invesport) y Servicios Consolidados S. de R.L. De C.V.

El acuerdo contiene la exoneración del pago de todos los impuestos, tasas, contribuciones, aranceles y derechos de importación, así como del impuesto sobre ventas en las compras locales e importación sobre todos aquellos equipos, materiales, repuestos, partes, bienes y servicios que estén relacionados con la infraestructura necesaria para los estudios, diseños, construcción e instalación de la terminal marítima portuaria.

ng-puerto5-260721(800x600)
El consorcio de inversionistas espera que la terminal marítima portuaria de buques, cruceros mercantes y cabotaje potencie la actividad turística y comercial del municipio y alrededores.

Además, la exoneración del pago de impuesto sobre la renta, durante el plazo de 15 años que se computará a partir del ejercicio en que se obtenga la renta fiscal. La exoneración de impuesto sobre la renta no podrá exceder del 70% del monto efectivamente invertido en los activos tangibles o intangibles, comprendidos en la declaratoria promocional.

También queda exonerado de tasas, sobretasas y derechos por permisos de construcción, autorizaciones y licencias ambientales que se tramiten ante el Gobierno y la Municipalidad.

Especificaciones

Ejecutivos del consorcio explicaron a Diario LA PRENSA que el puerto estará en un terreno privado donde no hay ningún desarrollo urbanístico, al tiempo que aclararon que la obra no afectará ni el muelle ni La Fortaleza de San Fernando de Omoa. Respecto a lo aprobado por el Legislativo, los inversionistas explicaron que “la concesión es para un consorcio 100% de hondureños, tal como lo exige la ley. Los accionistas están comprometidos con el municipio y están arriesgando su capital para un proyecto que beneficiará a toda la comunidad”.

El proyecto ha sido considerado el primero de interés nacional de carácter privado por el Consejo Nacional de Inversiones (CNI) luego de ser calificado por técnicos imparciales, “quienes amparándose en la Ley de Promoción de las Inversiones consideraron los siguientes criterios para su elegibilidad: la generación de empleo y la reactivación de la actividad económica en zonas deprimidas económicamente”, según explicaron los inversionistas.

La declaratoria de Proyecto de Interés Nacional es parte de una estrategia de simplificación administrativa gubernamental que crea mejoría en los índices de competitividad en el país.

Respecto a la reacción del diputado Mauricio Villeda sobre que el puerto de Omoa competirá de forma desleal con Puerto Cortés (de carácter estatal), los ejecutivos del consorcio dijeron que “la competencia es bastante positiva, ya que nos mantiene innovadores y creativos y sobre todo comprometidos con la calidad del servicio al cliente y las tarifas competitivas. Pero sobre todo el proyecto esta diseñado para atender los clientes que actualmente están utilizando los servicios de Puerto Barrios en Guatemala, tanto para servicios de importación y exportación de Honduras, Guatemala y El Salvador”.

La Prensa