Expolicía Mauricio Hernández negocia con la Fiscalía de EEUU

El exagente policial es acusado de traficar cocaína hacia Estados Unidos. Se entregó a la DEA en febrero de 2020.

A juicio debía presentarse el 29 de julio, sin embargo, este se aplazó por solicitud de sus defensores legales.
A juicio debía presentarse el 29 de julio, sin embargo, este se aplazó por solicitud de sus defensores legales.

Redacción.

El exoficial hondureño de la Policía Nacional, Mauricio Hernández Pineda, acusado de tráfico de drogas en Estados Unidos, negocia su culpabilidad con fiscales de la corte de Manhattan.

Hernández, de 47 años de edad, fue acusado en 2019 por esa corte neoyorquina por "conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos y delitos relacionados que involucran uso y posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos".

Puede leer: Expolicía Mauricio Hernández se entrega a Estados Unidos

A juicio debía presentarse el 29 de julio, sin embargo, este se aplazó por solicitud de sus defensores legales.

En el caso de Hernández el juez es Kevin Castel, quien también ha fungido en esa posición en otros juicios de hondureños relacionados a narcotráfico. Castel dijo en una notificación que la Corte difundió: "Las razones de este hallazgo son que la concesión del aplazamiento es necesaria para permitir que las partes continúen las discusiones sobre una posible disposición de este caso".

Además: Exoficial Mauricio Hernández se declara no culpable en corte de Nueva York

El expolicía se entregó a la justicia de Estados Unidos en febrero de 2020 a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). Hernández fue depurado de la institución policial previo al proceso judicial e investigativo que ese país abrió en su contra. La Fiscalía de Manhattan indicó que este proporcionó seguridad e información confidencial a personas que portabana ametralladoras para envío de cocaína a Honduras.

Negociaciones entre Hernández y Fiscalía han interrumpido el proceso judicial, por lo que analistas aseguran que este acuerdo conllevaría a que Hernández acepte la culpabilidad del delito. El objetivo de Hernández sería recibir una reducción condenatoria si es testigo en otros juicios de hondureños implicados en delitos por tráfico de cocaína.

La Prensa