El RNP ha entregado 2.9 millones de nuevas identidades

El Registro Nacional de las Personas (RNP) ha retrasado la entrega del nuevo Documento Nacional de identificación (DNI).

Para septiembre debe estar listo el censo electoral.
Para septiembre debe estar listo el censo electoral.

Tegucigalpa, Honduras.

La coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas (SNU), en Honduras, Alice Shackelford, informó que el Registro Nacional de las Personas (RNP) ha entregado 2.9 millones del Documento Nacional de Identificación (DNI).

El RNP, que impulsa el proyecto "Identifícate", busca enrolar entre 4.8 millones y 5 millones de hondureños a quienes deberá dotarlos de un DNI a más tardar el 15 de agosto, fecha en que vence la vigencia de la “vieja” tarjeta de identidad.

En ese sentido, la funcionaria calificó al proyecto "Identíficate" como “muy ambicioso y quiero reconocer todo el esfuerzo que se ha hecho para cumplir con ese objetivo. Nuestro compromiso como Unión Europea (UE) es fortalecer las condiciones para garantizar unas elecciones transparentes, libres y pacíficas”.

Lea: Ejército de Honduras renueva acuerdo con Nicaragua para combatir el crimen

“Reconocemos los increíbles logros electorales que Honduras ha alcanzado en este período de la pandemia, así como los desafíos que se ha trazado. El RNP está trabajando para sacar adelante todo esto y estamos apoyando el programa con nuestro proceso de veeduría”, manifestó.

Sugirió que “no se debe entrar en controversias para no disminuir el valor de hechos muy importantes y de las acciones que se realizan para celebrar los comicios generales del 28 de noviembre”.

En tanto, Fernando Anduray, expresidente del Registro Nacional de las Personas (RNP), dijo que desde antes que se iniciara el proceso, él advirtió que no se podría desarrollar un proyecto de identificación en 10 meses.

Desde hace casi dos años el RNP inició con el proyecto "Identifícate" a fin de crear una nueva base de datos, un nuevo censo nacional y la impresión de más de cinco millones de nuevas identidades con las especificaciones de seguridad avanzadas.

Al principio se mencionaba que para finales del 2019 el RNP habría concluido con el proyecto y que todos los ciudadanos tendrían una nueva identidad, además de contar con un censo electoral depurado para garantizar elecciones puras y transparentes.

También: La pandemia sigue extendiéndose de manera preocupante en Honduras

Al primer semestre del 2021 no se logró un objetivo ni el otro, faltan más de dos millones de identidades por entregar y el censo electoral está totalmente trastocado, más de un millón de hondureños quedaron fuera del mismo.

La preocupación es que quedan menos de cinco meses para las elecciones generales y en menos de dos meses se debe entregar un censo electoral final y peor aún, para el 15 de agosto todos los hondureños mayores de 18 años deben tener en sus manos la nueva identidad.

“Se advirtió muchas veces lo que estaba pasando y lo que iba a pasar en el RNP, dijimos que era imposible poner en práctica un proyecto de identificación en 10 meses, eso no lo ha hecho ningún país del mundo”, comentó Anduray.

“Creo que estamos en una trampa de la que no va a poder reponerse el pueblo hondureño y tener para las próximas elecciones su tarjeta de identidad porque la empresa contratada no está en la capacidad técnica de resolver los problemas que se dieron, es más, ni los conoce porque el RNP les está avisando cuáles son los problemas y cuando ha tratado de solucionarlos no han tenido buenos resultados”, condenó.

El experto en temas electorales lamentó que con un software con poca credibilidad y con muchas deficiencias se haya realizado la construcción del censo electoral y la elaboración de la nueva identidad.

“Cómo es posible que se haya producido 4.8 millones de tarjetas de identidad, que se haya hecho un censo electoral con un enrolamiento de 4.8 millones de hondureños, más 300,000 que se sumaron después, con lo que llegaron a 5.1 millones de enrolados, cómo es posible que hayan hecho eso con un software que estaba fallando”, lamentó.

“Allí se explica el tema del 1.6 millones de hondureños que cambiaron de domicilio y totalmente las fallas en la elaboración de las tarjetas de identidad porque hay una gran cantidad de hondureños que cuando se meten en el sistema para ver dónde está su tarjeta de identidad, le dicen que hay inconsistencias y cuando pregunta por la inconsistencia el software no tiene una respuesta, mucho menos quién se la va a resolver”, señaló.

La Prensa