Laboratorio detectó las cepas brasileña, inglesa y sudafricana; falta confirmación

El Laboratorio Nacional de Virología (LNV) espera resultados de secuenciación genómica del Instituto Oswaldo Cruz de Río de Janeiro, Brasil, para confirmar la presencia de las nuevas cepas que detectó preliminarmente en más 30 muestras.

Honduras registra una tasa de mortalidad de 530 personas por cada millón de habitantes. <br/> (Photo by Orlando SIERRA / AFP)
Honduras registra una tasa de mortalidad de 530 personas por cada millón de habitantes.
(Photo by Orlando SIERRA / AFP)

SAN PEDRO SULA.

Las más virulentas y mortíferas cepas de covid-19, la sudafricana, inglesa y brasileña, han sido detectadas preliminarmente en muestras analizadas por el Laboratorio Nacional de Virología (LNV); sin embargo, el Instituto Oswaldo Cruz de Río de Janeiro, Brasil, realiza la secuenciación genómica para confirmar si las tres variantes ya están atacando a los hondureños.

Las variantes del coronavirus científicamente conocidas como B.1.1.7 (detectada por primera vez en Reino Unido), P.1 (detectada por primera vez en Brasil) y la B.1.351 (detectada por primera vez en la playa Nelson Mandela de Sudáfrica) han sido encontradas en muestras tomadas por el LNV en departamentos del centro y oriente del país (Francisco Morazán, Comayagua, Olancho, El Paraíso y La Paz); no obstante, estas cepas también podrían estar en otras regiones.

Jf triaje 291220(800x600)
En Honduras, más de 566 personas se encuentran en una situación crítica en unidades de cuidados intensivos de diferentes hospitales del país.

La doctora en Microbiología y Química Clínica Mitzi Castro, jefa del LNV de la Secretaría de Salud, le informó a Diario LA PRENSA que están esperando los resultados que generará la secuenciación genómica hecha en Brasil para ofrecer una conclusión científica sobre la presencia de estas cepas que se multiplican y propagan a mayor velocidad.

“Salieron positivas 33 muestras (…) y detectamos las tres variantes en un solo gen que comparten en común. A cada una de esas positivas hay que hacerle (un análisis) para ver qué variante (cepa) es. Puede ser una, pueden ser dos o las tres que ya tengamos. Nosotros hacemos la vigilancia de las variantes y ellos (en Brasil) la vigilancia genómica. Ellos están en la cuarta etapa de la investigación”, explicó Castro.

Honduras envió el lote de muestras a esa institución de Brasil (una de las más prestigiosas en investigaciones de salud pública en el mundo) por ser un aliado estratégico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Organización Panamericana de la Salud (OPS) en la lucha contra la expansión del síndrome respiratorio agudo severo tipo-2 (SARS-CoV-2) en América Latina.

Castro le adelantó a Diario LA PRENSA que el LNV continuará enviando más muestras al Instituto Oswaldo Cruz de Río con el fin de cumplir una cuota que el país aportará para fines científicos, entre ellos, encontrar vacunas y definir estrategias para contener cepas más resistentes a los inmunizantes.

El genoma del SARS-CoV-2 codifica instrucciones organizadas en secciones, llamadas genes, para construir el virus. Los científicos utilizan un proceso llamado secuenciación genómica para decodificar los genes y aprender más sobre el virus, de acuerdo con explicaciones de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

zc-VacunacionAFP-160321 (11)(800x600)
En un año de pandemia se han recuperado de la enfermedad 78,806 pacientes.

La secuenciación genómica permite a los científicos identificar el SARS-CoV-2 y monitorear cómo cambia con el tiempo en nuevas variantes, comprender cómo estas mutaciones afectan las características del virus; usan esta información para comprender mejor cómo podría afectar la salud, según CDC.

“Aquí “tenemos cualquiera de las tres variantes, incluso puede surgir una autóctona del país. La India ya tiene una. Tenemos que ser conscientes los hondureños que con estas cepas habrá más contagios. Tenemos que tratar en la medidas de lo posible cortar la cadena de transmisión. Entre más se transmite el virus hay más posibilidades de más mutaciones porque el virus está tratando de sobrevivir; por ejemplo, la vacuna contra la influenza se pone todos los años porque hoy es una y el siguiente año es otra”, dijo.

Castro insta a los hondureños a “no bajar la guardia y a continuar usando mascarilla, guardando la distancia y lavándose las manos con agua y jabón (…) y si alguien presenta síntomas debe inmediatamente visitar un médico y no quedarse en casa esperando curarse con una medicina natural, pues para que el virus no se replique hay que meterle una molécula al cuerpo”, dijo. “Antes, por una persona infectada circulaban cuatro, esas eran las proyecciones de la OPS. Ahora por cada infectado, ocho más”.

Hasta la semana recién pasada, el CDC tenía información de que la variante inglesa se encuentra en Belice, Costa Rica y Panamá; la sudafricana en Costa Rica y Panamá y la brasileña igualmente en esos mismos dos países del istmo centroamericano con los cuales Honduras tiene un flujo de personas permanentemente.

Dado al surgimiento de nuevas cepas del coronavirus, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS) estableció un grupo interagencial (SIG) de SARS-CoV-2. Con colaboración con esa unión, los CDC establecieron un esquema de tres clases de cepas considerando sus características: Variante de Interés, Variante de Preocupación y Variante de gran Consecuencia.

Los CDC considera a las cepas B.1.1.7, P.1 y B.1.351 como Variantes de Preocupación para las cuales existe evidencia de una mayor transmisibilidad, casos más graves de enfermedad (por ejemplo, mayor cantidad de hospitalizaciones o muertes), reducción significativa en la neutralización por los anticuerpos generados durante una infección anterior o la vacunación, menor efectividad de los tratamientos o las vacunas, o fallas de detección de diagnóstico.

Datos
129,043 casos activos de covid-19 hasta el fin de semana.
5,318 número de muertes acumuladas en Honduras.

Futuro

El epidemiólogo Tito Alvarado advierte que Honduras, por mantenerse en la cola de la vacunación, con unas 2,640 personas inmunizadas (0.03%), se enfrentará a enormes problemas que multiplicarán la cantidad de muertos que hasta el momento asciende a más de 5,318.

“Todas las cepas que han aparecido producen aumento de la transmisibilidad. La reciente cepa que surgió en Brasil, aparte de incrementar la transmisibilidad, aumenta la agresividad del virus y complica más a la persona; lo hace en una forma que no discrimina edad. Vemos que las infecciones también están afectado a los jóvenes. Se están muriendo adolescentes y eso no se miraba al principio de la pandemia, solo se morían los que estaban inmunocomprometidos, como los viejos con enfermedades concomitantes (diabetes, hipertensión...). Ahora el virus ataca a personas jóvenes. Eso se debe a las cepas agresivas”, dijo.

Alvarado, en entrevista telefónica con Diario LA PRENSA, explicó que “la última cepa presentó un doble cambio de un aminoácido en la proteína spike que es la que necesita el virus para anclarse a la célula. La India está explicando esa situación. Es un caos lo que está causando la enfermedad en ese país”.

“Cuando Honduras logre avanzar en la vacunación, las vacunas no podrán proteger a las personas: tendremos cepas más agresivas. Ese es el peligro que tenemos en Honduras; no hicieron las cosas bien, por no haber buscado las estrategias simultáneamente. A mí me da envidia lo que ocurre en El Salvador: Bukele está vacunando a 30,000 personas diarias. Este hombre será el que más vacunará en toda Centroamérica y será el que logrará la inmunidad de rebaño en ese país en poco tiempo. El no solo esperó a Covax, de la OMS, sino que hizo convenios bilaterales con las farmacéuticas”, dijo Alvarado.

Datos
213,160 casos amulados de covid-19 en Honduras desde que comenzó la pandemia.
629,447 pruebas de detección aplicadas en más de un año.

Debido a que en Honduras toda la población está desprotegida por la falta de vacunas, Alvarado viajó a Estados Unidos para aplicarse la doble dosis de Moderna como lo están haciendo miles de hondureños que tienen visa para ingresar a ese país que no le pone restricciones a los extranjeros que desean inmunizarse .

“Todos los pasajeros del avión en el que viajé hace dos semanas venían a vacunarse. Aquí en Estados Unidos hay muchas personas antivacunas, los republicanos. Eso nos ayuda a nosotros los latinos porque están sobrando vacunas. Para no destruirlas aplican las vacunas a todos nosotros. También Biden ha visto que si no vacuna a los países cercanos, puede haber una repercusión”, dijo.

Alvarado “tenía la esperanza” de aplicarse la Sputnik V, pero cuando escuchó “al joven ministro de Finanzas que ni siquiera habían hecho el primer desembolso para comprar los cuatro millones” decidió viajar a Estados Unidos.

LC nuevascepas 030521(800x600)
La Prensa