Estados Unidos solicita extradición de hondureño por narcotráfico

Un hondureño más sería extraditado a Estados Unidos si los jueces hondureños autorizan la solicitud.

23 hondureños han sido extraditados por delitos de narcotráfico.

Tegucigalpa, Honduras.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) confirmó este jueves que recibió una solicitud de extradición por parte de la Justicia de Estados Unidos contra un hondureño vinculado al narcotráfico.



La información fue oficializada por Melvin Duarte, portavoz del Poder Judicial, a través de los medios oficiales. Duarte detalló que recibieron como institución la solicitud a través de la embajada estadounidense y canalizada por Cancillería de Honduras.

23 extraditados
Desde 2014 han sido condenados en
Estados Unidos por narcotráfico.

Por los momentos, el hondureño que solicita Estados Unidos no es identificado, por motivos administrativos y procesales, detallan autoridades hondureñas. Aunque se confirmó que está vinculado al narcotráfico, flagelo que sacude la seguridad hondureña en los últimos años.



"En los próximos días se estaría convocando a un pleno de magistrados de Corte Suprema de Justicia a fin de que, entre otros puntos, sea conocido este caso y designado a un magistrado que desarrollaría el proceso de extradición correspondiente", explica Duarte.

Honduras, a través de jueces del Corte Suprema de Justicia, decidirá si la solicitud de extradición del Gobierno de Estados Unidos procede en contra del acusado. De ser así, se sumaría a los hondureños que guardan prisión en Estados Unidos por crímenes relacionados al tráfico de drogas a gran escala, que asciende a 40.



El último hondureño condenado por narcotráfico en Estados Unidos es Juan Antonio Hernández, excongresista por Lempira y hermano del actual mandatario hondureño, Juan Orlando Hernández. Este guardará prisión de por vida en una prisión neoyorquina, tras condenársele a cadena perpetua más 30 años.

Geovanny Fuentes, otro hondureño acusado por narcotráfico, fue hallado culpable por la Corte del Distrito Sur de Nueva York, aunque aún espera condena.

La Prensa