El Consejo Nacional Electoral pedirá cuentas por L43.5 millones

El dinero se entregó a los partidos para que capacitaran a miembros de las mesas electorales.

Las primarias implicaron la presencia de 23,880 propietarios del PL, 15,960 del PN y 71,640 de Libre. Con los suplentes hubo 222,880 delegados.
Las primarias implicaron la presencia de 23,880 propietarios del PL, 15,960 del PN y 71,640 de Libre. Con los suplentes hubo 222,880 delegados.

TEGUCIGALPA.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) pedirá cuentas a los tres partidos políticos que participaron en las primarias porque recibieron 43.5 millones de lempiras para capacitar a los miembros de mesas y al parecer no lo hicieron.

Esta situación preocupa porque esta vez, comparado con los comicios generales de 2017, las actas con inconsistencias superaron las 14,000, que representaron el cien por ciento de incremento de irregularidades. La situación obligó al ente colegiado a ordenar un escrutinio especial en los tres niveles electivos que ya lleva 14 días.

Una fuente de la institución informó que con anticipación, y debido a que los partidos no aceptaron que las credenciales fueran entregadas con nombres y apellidos, los entes políticos recibieron una partida para que capacitaran por su cuenta.

Lo que recibieron

Los 43.5 millones de lempiras fueron distribuidos así: Partido Liberal 13.7 millones, Partido Nacional 13.7 millones y 16.1 millones el partido Libertad y Refundación (Libre). “Se les dio ese dinero para financiar capacitación MER, traslado de maletas el día de las elecciones, comisiones electorales y asistencia financiera”, manifestó la fuente.

Estos recursos recibidos por los partidos que participaron en la contienda primaria “deben liquidarlos; si no lo hacen se les deducirá de la deuda política”, añadió.

El CNE solo adiestró a unos 200 instructores que se encargarían de formar a capacitadores departamentales y municipales, y estos, en cadena, harían lo propio con los representantes de las Mesas Electorales Receptoras propuestos por cada movimiento.

El dinero para la capacitación tenía que salir de los órganos centrales de los partidos porque fueron estos los que recibieron el fondo.

La Prensa