Hondureños mueren ahogados en paradisíaco Cañón del Caulato

Dos jóvenes que no sabían nadar decidieron bañarse en las aguas de un río en Choluteca sin pensar que les costaría la vida.

Los cuerpos fueron rescatados por pobladores y bomberos en la remota zona.
Los cuerpos fueron rescatados por pobladores y bomberos en la remota zona.

San Marcos de Colón, Choluteca.

Dos hondureños perdieron la vida este miércoles tras ingresar a bañarse a un río y ahogarse por no saber nadar en San Marcos de Colón, Choluteca, sur del país.

Lo que comenzó como una tarde de divagación para dos jóvenes hondureños en una fuente fluvial conocida por su belleza natural, terminó en tragedia. Pobladores encontraron los cuerpos de las víctimas en las aguas del 'Cañón del Caulato', una paradisíaca región fluvial que atrae a turistas y visitantes.

Puede leer: El sector turismo se ha preparado con medidas de bioseguridad en hoteles

Identificados como Erick David Sosa Medina, de 32 años de edad, y originario de Tegucigalpa. y Juan Francisco Cruz Álvarez, de 24, originario de Choluteca, perdieron la vida de inmediato en el sitio.

cañón-2(1024x768)
Los jóvenes ignoraron o desconocían la profundidad del río Caulato; sus cuerpos fueron hallados sin vida por elementos del Cuerpo de Bomberos. Foto: cortesía Metro TV noticias

Según atestiguaciones, los jóvenes se arriesgaron a ingresar a las aguas sin saber nadar, por lo que la profundidad del río los arrastró al fondo hasta ahogarse. Familiares indicaron que estos se aprestaron a bañarse en el río, pero desaparecieron. Se contactaron con entes de emergencia que asistieron hasta la zona para hallar los cuerpos.

También: En un 30% se encuentra ocupación hotelera en Honduras

El Cañón del Caulato es una turística y portentosa zona natural que atrae a cientos de visitantes, más en época de verano, por sus aguas y vista en las montañas de San Marcos de Colón, cerca de la frontera con Nicaragua.

Medina Forense se trasladó, después de que el Cuerpo de Bomberos rescatara los cuerpos, a la remota zona sureña para el respectivo levantamiento cadavérico y trasladarlos a una morgue del Ministerio Público.

La Prensa