Más noticias

Conozca las bellezas del sur de Honduras

Es el corredor de los mariscos y bellas playas volcánicas Atardeceres de ensueño y una carretera de lujo le esperan en la zona sur.

VER MÁS FOTOS
Puerto San Lorenzo, un punto para disfrutar del mar, paseos en lacha y ricos mariscos.
Puerto San Lorenzo, un punto para disfrutar del mar, paseos en lacha y ricos mariscos.

Tegucigalpa, Honduras.

Con sol todo el año, con pueblos de pescadores, con ciudades que encierran un pasado histórico, llenas de riqueza cultural y deliciosa gastronomía, la zona sur abre sus puertas para ubicarse como el destino exótico para visitar en Semana Santa.

Desde Ojojona hasta Choluteca encontrará artesanías, playas, gastronomía, cultura y naturaleza, elementos que se combinan para ofrecer a propios y extraños diversos parajes que explorar. No hay motivos para no ir al sur, la nueva carretera que une a Tegucigalpa con Choluteca es una belleza e invita a escaparse y disfrutar de las maravillas escondidas de este rincón catracho.

El recorrido comienza en Ojojona, un punto de encanto y tradición, hasta llegar a Valle, donde le esperan extensiones de manglar en el Golfo de Fonseca, además de bosque tropical.

Pero si le gusta el mar, sin duda que las playas volcánicas de arena negra le permitirán disfrutar un paisajismo único donde sobresalen perfiles montañosos y conos volcánicos.

En la agenda
Cedeño, un punto para la pesca en vacaciones Además de playas de arena volcánica, se disfruta de un clima apacible y es un buen lugar para la pesca.

San Marcos de Colón y el Cañón Caulato le esperan A 12 kilómetros de San Marcos encontrará un lugar mágico que ofrece una vista de película, con paisajes rocosos.

Parajes. A 20 kilómetros de Tegucigalpa se encuentra el municipio de Ojojona, lugar donde puede comprar artesanías elaboradas por manos hondureñas a precios accesibles y un paseo a pie por sus calles empedradas, que le llevarán a la Casa Consistorial o a la antigua vivienda de Pablo Zelaya, La Casona, la Casa del Campanario, o a las tres iglesias católicas que sobresalen en el pueblo: San Juan Bautista, El Carmen y El Calvario.

zc-santaAna-060419(800x600)
Santa Ana, la ciudad de los vientos, lugar para disfrutar del ecoturismo.

En este municipio sobresale la arquitectura colonial, al igual que Santa Ana, que convierte a los molinos de viento en la parada obligada para una fotografía. Al avanzar, entre el municipio de Sabanagrande y Los Chorritos, encontramos puestos de venta donde las rosquillas, tustacas y productos de maíz conquistan hasta el más exigente de los paladares.

“Es tradición tomar café y parar para saborear las rosquillas más famosas de Honduras. El sur tiene un encanto único que nadie debe perderse”, explicó Miguel González, microempresario de Sabanagrande.

14
Islas le esperan en el sur: Garrobo, Coyote, San Carlos, Pacar, Exposición, Los Pájaros, Inglesera, Violín, entre otras.

La famosa cuesta Moramulca solo es el inicio de la infinidad de paisajes que sobresalen en la ruta y exactamente en el kilómetro 61, los turistas pueden desviarse hacia la represa José Cecilio del Valle, donde encontrarán pozas naturales para un refrescante baño y pequeños restaurantes para saborear la comida de la zona.

Siguiendo el recorrido, en el kilómetro 90, llegamos a Jícaro Galán, el primer punto de visita en el departamento de Valle, aquí se puede comenzar a disfrutar del exquisito platillo de curiles.

Diez kilómetros adelante, en el puerto de San Lorenzo, sobresalen las actividades de las industrias del camarón, portuarias y salineras como principales fuentes de desarrollo.

No puede dejar de dar los paseos en lancha por San Lorenzo que van desde los 100 hasta 500 lempiras para visitar manglares, puertos y playas. Pero una excursión al puerto de Henecán, a la Playa del Amor y a la Isla de los Pájaros son paseos imperdibles que en la agenda no deben faltar.

Si el deseo de los turistas es llegar hasta el golfo de Fonseca, después de San Lorenzo pueden recorrer 64 kilómetros y llegar a las antañonas playas de Cedeño y El Edén que también ofrecen sus maravillas, inclusive en horas de la noche, donde disfrutará de una variedad de mariscos.

Qué decir de Amapala, que enamora con sus atardeceres de ensueño, donde puede ver el sol cambiar de color.

En el sur también disfrutará del rico aroma de la caña de azúcar en los cultivos que hay en San Lorenzo y Marcovia.

Por último, Choluteca, la ciudad más grande de la región.Es un lugar lleno de historia precolombina.La herencia española aún es visible en la arquitectura colonial de su casco histórico.

“Tenemos una gran variedad de opciones turísticas y programamos actividades religiosas que forman parte de la oferta de descanso y relajamiento del municipio”, expresó Gloria Motiño, de la oficina de turismo en Choluteca. Arte, arquitectura, costumbres, exóticos paisajes, playas, gastronomía y la amabilidad de su gente son parte de las opciones turísticas que tiene la exótica Ruta del Sol.