Tony Hernández: “Me sentí traicionado por este país... me siento engañado”

Juan Antonio Hernández expresó ayer su descontento en la Corte del Distrito Surde Nueva York señalando que no se sentía satisfecho por el trabajo de sus abogados.

El juez le permitió a Tony Hernández poder hablar antes de recibir la sentencia. Él usó el tiempo para quejarse de su abogado y para asegurar que se le violaron sus garantías como reo.
El juez le permitió a Tony Hernández poder hablar antes de recibir la sentencia. Él usó el tiempo para quejarse de su abogado y para asegurar que se le violaron sus garantías como reo.

TEGUCIGALPA.

Juan Antonio Hernández Alvarado, mejor conocido como Tony Hernández, le dijo al juez Kevin Castel, antes de que dictara su sentencia en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, que se sentía traicionado y engañado por los Estados Unidos porque no se le habían respetado sus derechos.

Luego de que el juez Castel le diera la orden de hablar al acusado, para empezar Hernández preguntó al juez si había recibido las dos cartas que envió hace semana y media.Tony expresó que no sentía satisfecho con el trabajo de su abogado Peter Brill porque este solo lo había visitado dos veces y solo había realizado seis llamadas telefónicas, incluida una el lunes.

“Empecé a enviar cartas por el problema del juez Nathan, pones un pedido en material Brady –el material Brady es una evidencia conocida por la Fiscalía que es favorable al caso del acusado y material para la cuestión de culpabilidad que la Fiscalía está obligada a revelar–, hoy es la primera vez que hablo con mis abogados sobre los asuntos materiales de Brady. Mi carta era para preguntar ¿qué probablemente tenía el abogado Brill con la atención de mi caso?, dijo Hernández.

El acusado señaló que Brill le dijo que en 15 días tendría una respuesta, pero que en las noticias escuchó que ese día era el de su sentencia.

No estoy satisfecho con el sr. Brill, Solo me visitó dos veces y solo hizo seis llamadas.

Juan Antonio Hernández, acusado.

“El Gobierno ha presionado para que mi sentencia sea rápida", dijo Tony, a pesar que la misma se ha retrasado muchas veces, un año y cinco meses. Hernández planteó que era abogado y que conocía la regla 5f de Estados Unidos, también señaló que su defensor estaba interesado en tres de los cinco puntos que hizo y que pensó que tendría información en 15 días y no que su condena sería ese 30 de marzo.

El acusado dijo a Castel lo que en su segunda carta expuso. “Ya me sentí traicionado por este país, la violación de mis derechos de la Sexta Enmienda. Le escribí para solicitar otro cambio de abogado. Me siento engañado”.

Hernández cuestionó la profesionalidad de Brill señalando que dejó en público las cartas que sus familiares enviaron, sin conocer la intención de los actos. Deberían respetar más la privacidad.. También señaló que desconocía qué otros compromisos tenía Brill, afectando sus próximos 40 años.

Luego de esto, el juez Castel preguntó a Tony Hernández cuándo hizo la solicitud Brady, por lo que el acusado dijo que fue el 11 de noviembre a través de su abogado. Castel consultó a Tony si había terminado de decirle que quería que considerara lo anterior en relación a la sentencia, a lo que Hernández dijo sí.

Castel respondió a Tony diciendo que no ha visto nada y que no había evidencia donde sus derechos fueran violados.

“Es responsable de 185,000 kilogramos de cocaína”: Castel

TEGUCIGALPA. El juez Kevin Castel afirmó ayer que la sentencia de cadena perpetua para Tony Hernández, quien fue detenido en un aeropuerto de Miami en noviembre de 2018, era "muy merecida".

Castel, juez de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, afirmó que la droga que trasegó Tony "estaba en la cantidad más alta que puede tener de cocaína" y que era responsable de 185,000 kilogramos de la misma.

Previo a emitir la sentencia, Castel dijo que se consideraron todos los materiales, donde un jurado de 12 personas determinó que era parte de una conspiración para importar droga a los Estados Unidos.

El juez también destacó el testimonio de varios involucrados al narcotráfico como testigos de la fiscalía.
Castel resaltó la vida personal de Tony, pero lamentó que él tomara la decisión de ir en otra dirección.

“El tráfico fue patrocinado por el Estado, tenía su propia marca impresa con las iniciales TH, responsable de asesinatos, de recibir sobornos para campañas políticas y de tráfico de armas”, dijo. “Con base a la libre elección de Tony de involucrarse en el tráfico de drogas, una sentencia de cadena perpetua es rica en prisión”.

La Prensa