Kamala Harris agradece a presidente de Guatemala control de frontera con Honduras

Mediante una llamada telefónica Harris y Giammattei hablaron sobre la necesidad de crear oportunidades para las personas y así eviten emigrar.

Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos. Foto AFP
Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos. Foto AFP

Washington, Estados Unidos

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, agradeció el martes al presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, su control de la frontera con Honduras, durante una conversación teléfonica sobre el éxodo de centroamericanos hacia territorio estadounidense, informó la Casa Blanca.

Harris, designada la semana pasada por el presidente Joe Biden para trabajar con México, Guatemala, El Salvador y Honduras para abordar las causas fundamentales de la afluencia de migrantes a Estados Unidos, destacó los esfuerzos de Giammattei "para asegurar la frontera sur de Guatemala".



Durante la llamada, Harris y Giammattei discutieron sobre los riesgos de emprender "el peligroso viaje a Estados Unidos, especialmente durante una pandemia mundial", y convinieron en colaborar para "crear las condiciones para ampliar las oportunidades para las personas en sus países de origen".

La oficina de Harris dijo que la vicepresidenta "reafirmó" al mandatario guatemalteco el compromiso del gobierno de Biden de "expandir las alianzas para beneficiar a la gente de la región".

"Acordaron explorar oportunidades innovadoras para crear empleos y mejorar las condiciones para todas las personas en Guatemala y la región, incluso mediante la promoción de la transparencia y la lucha contra la delincuencia", según un comunicado.

Guatemala y México lanzaron el fin de semana un operativo conjunto con militares y policías para detener a los migrantes que buscan llegar a Estados Unidos.



Aún así, al menos 300 hondureños partieron el martes en una nueva caravana rumbo a Estados Unidos. Desde octubre de 2018, más de una docena de caravanas ha salido de Honduras con destino al norte.

La mayoría de los migrantes dice huir de la violencia y de la pobreza en sus países, una situación que se agravó en 2020 tras dos devastadores huracanes y la pandemia de covid-19.

Unas 100.000 personas fueron detenidas en febrero en la frontera sur de Estados Unidos, incluidos casi 9.500 menores no acompañados, un aumento del 28% con respecto a enero. Y el gobierno de Biden espera este año una llegada récord de migrantes en 20 años.

La Prensa