En mayo estará listo El Pocito para los menores infractores

Centro de rehabilitación es en Jalteva, Francisco Morazán.

El nuevo centro de menores lleva un 93% de avance. Aseguran que los módulos son indestructibles.
El nuevo centro de menores lleva un 93% de avance. Aseguran que los módulos son indestructibles.

TEGUCIGALPA.

A finales de mayo o inicios de junio, los menores infractores pasarán a ocupar El Pocito, un centro pedagógico de menores infractores con máximas medidas de seguridad para asegurar su reinserción a la sociedad.

La obra gris ya está terminada al 100% y en estos momentos se está trabajando en los acabados, pintura e instalación del sistema contra incendios.

Claves
1- Para 72 internos estará habilitado el módulo de máxima atención para jóvenes violentos.
2- Ya se concluyó la obra gris y ahora se instala un sistema de vigilancia con 240 cámaras.
3- Con cámaras de vigilancia y puertas de acero evitarán enfrentamientos entre los jóvenes.

El moderno centro será ocupado por los jóvenes más conflictivos, integrantes de maras y pandillas. Para garantizar la seguridad tendrá un sofisticado sistema de vigilancia integrado por 240 cámaras de alta resolución en todos los pabellones y pasillos.

El Pocito se construye en Jalteva, Francisco Morazán, y a nivel general el proyecto tiene un avance del 93%, confirmaron autoridades de la Tasa de Seguridad Poblacional (TSP).

Control

Informes del proceso de construcción establecen que la proyección es que la obra de infraestructura esté lista en mayo.

El traslado de los primeros internos y su selección la tendrá que hacer el Instituto Nacional para la Atención a Menores Infractores (Inami).

La muralla, que ya está edificada en su primera etapa de 10,878 metros cuadrados, tiene capacidad para 312 menores infractores. Estos estarán segregados en módulos de máxima y mediana atención, así como en programas que evitarán los constantes amotinamientos.

Los pabellones están compuestos por varias habitaciones de cuatro a ocho camas con puertas de acero que serán controladas por los custodios que contrate el Inami.

Los talleres y las aulas de clases ya están listos para desarrollar los programas de capacitación y formación de los jóvenes que sean sometidos al sistema de justicia especial.

apuntesa2-260221(800x600)
El recinto será ocupado por jóvenes pandilleros.
La Prensa