Plan de vacunación contra COVID-19 prioriza cuatro grupos a inmunizar

El Gobierno de Honduras cuenta con un plan que establece los objetivos y los grupos priorizados para recibir la vacuna contra la COVID-19.

Las autoridades advirtieron que la vacunación no significa descuidar las medidas de bioseguridad.
Las autoridades advirtieron que la vacunación no significa descuidar las medidas de bioseguridad.

Tegucigalpa, Honduras.

El plan nacional de introducción de la vacuna contra la COVID-19 establece cuatro grupos priorizados para recibir dicha inmunización, informó la jefa del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), de la Secretaría de Salud, Ida Berenice Molina.

En comparecencia de prensa al finalizar una reunión entre el presidente Juan Orlando Hernández y el Consejo Consultivo Nacional de Inmunizaciones, Molina recordó que el trabajo para el acceso a la vacuna contra la COVID-19 se inició en junio de 2020.

Añadió que a partir de julio se oficializó un equipo de integración nacional conformado por técnicos de la Secretaría de Salud, de la Agencia de Regulación Sanitaria (Arsa), del Instituto Hondureño de Seguridad Social (Ihss), de la Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y otras agencias cooperadoras de salud.

Lea: Presidente hondureño lanza programa "Movilización todos contra el COVID-19"

“Este plan tiene un costo de más de 56 millones de dólares y hoy con satisfacción hemos escuchado al Presidente que ponen a disponibilidad y se priorizará la asignación de recursos requeridos, porque no solo necesitamos comprar vacunas, se va a necesitar asegurar todos los gastos operativos para la aplicación de estas a nivel nacional”, enfatizó.

Grupos priorizados

Con el plan nacional de introducción de la vacuna contra la COVID-19, el Gobierno de Honduras cuenta con una guía que establece cuáles son los objetivos y los grupos priorizados, conforme a las recomendaciones de la OPS y del Consejo Consultivo.

Así, con el objetivo de poder mantener la integridad del sistema de salud y de proteger a los trabajadores en primera línea, este grupo ha sido priorizado para recibir la vacuna e incluye sector público y no público, a médicos, enfermeras, camilleros, conserjes, aseadoras, así como todo personal que brinda atención ya sea clínica o administrativamente.

“Un segundo grupo son los adultos mayores de 60 años, porque la situación epidemiológica mundial y nacional ha permitido identificar que este es un grupo de mayor riesgo de enfermar y morir por la COVID-19”, afirmó Molina.

El tercer grupo lo conforman personas con alguna enfermedad crónica como hipertensión arterial, diabetes, cardiopatías o enfermedades renales, así como personas con alguna condición como la obesidad.

vacuna 6.2(1024x768)
Honduras espera para el mes de marzo de este año el primer lote de vacunas de AstraZeneca y Oxford.

La jefa del PAI refirió que el cuarto grupo priorizado para recibir las primeras vacunas que llegarán al país durante el segundo trimestre del año, está integrado por los trabajadores esenciales para el funcionamiento del país, entre los cuales se destacan quienes brindan servicios públicos como agua, energía eléctrica, telecomunicaciones, aduanas aéreas, terrestres y marítimas, así como cuerpos de socorro a nivel nacional.

Además: Elkin, niño hondureño que lucha con tumor cerebral que amenaza con arrebatarle la vida

En este cuarto grupo también están incluidos los titulares de los tres poderes del Estado, personal de las Fuerzas Armadas, de la Policía Nacional, personal que atiende al público en la banca, las empresas de turismo y de transporte.

En total, dijo Molina, este cuarto grupo priorizado “es una lista de más de 33 grupos que han sido identificados y se ha levantado un censo con detalle de estas personas”, cuya información permitirá programar las vacunas.

El plan identifica 14 componentes que definen líneas de trabajo, que van desde actividades de marcos legales que hay que formular, sistemas de información, actividades varias desde la coordinación, una estrategia de comunicaciones y actividades de supervisión, monitoreo y capacitación sobre dónde se van a implementar los puestos de vacunación fijos y móviles, entre otros.

La vacuna no frenará pandemia

Aunque se espera la vacuna para el segundo trimestre del año, el presidente del Consejo Consultivo, Renato Valenzuela, recalcó la importancia de mantener las medidas de bioseguridad en estricto cumplimiento.

Señaló que actualmente a nivel mundial hay tres vacunas aprobadas por la OMS, sin embargo, uno de los factores para tener acceso a esa vacuna por parte de Honduras es la disponibilidad de la misma por parte de los laboratorios.

“Recordemos que estos (laboratorios) producen vacuna para 204 países del mundo, nosotros estamos haciendo cola con un gran equipo de toda América, a través de un fondo especial, donde cada país aporta lo que le corresponde para obtener la cantidad de vacunas que se necesita”, dijo.

Valenzuela dijo que el Consejo Consultivo ha hecho recomendaciones a la Secretaría de Salud para que compre la vacuna que ofrezca la mayor seguridad, que dé la mayor efectividad, tenga un costo accesible para el país y sea fácilmente manejable en la cadena de frío.

“Hemos insistido en que la vacuna no detiene la pandemia, esta la sentiremos probablemente en Honduras y todo el mundo todo el 2021. Vamos a ir reduciendo hasta que la contengamos gradualmente a medida vayamos vacunando”, afirmó.

La Prensa