La hidroeléctrica Patuca III ya está en etapa de pruebas finales

La comisión interventora de la Enee informó que ya se comenzaron a hacer las pruebas que concluirán el 24 de enero de 2021. A finales de enero empezará su operación comercial.

El nivel del embalse actualmente está a su capacidad máxima de 290 metros.
El nivel del embalse actualmente está a su capacidad máxima de 290 metros.

TEGUCIGALPA.

Han pasado seis años desde que la represa hidroeléctrica Patuca III, en el departamento de Olancho, debió entrar en operación; pero debido a una serie de demoras aún no comienza a producir energía al sistema eléctrico nacional.

Entre los atrasos que ha tenido el proyecto está la ejecución de las obras sociales pactadas desde 2010 entre en el Gobierno y los habitantes de las comunidades aledañas, además de la realización de las pruebas finales de los equipos de la central, línea de transmisión y subestación, las que estaban programadas a comenzarse en octubre de este año; sin embargo, debido a la cancelación del contrato con la empresa supervisora y la pandemia provocada por el covid-19 fueron suspendidas.

Miembros de la junta interventora de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) informaron que el proyecto hidroeléctrico tiene un avance del 99% y ya está en la etapa de pruebas finales, recepción y entrada en operación.

Antecedentes
1- Patuca III comenzó a construirse en 2011, su operación comercial estaba prevista para 2014, pero debido a retrasos logísticos y financieros se postergó la fecha de inicio; actualmente lleva un 99% de avance en las obras de construcción.
2- El costo real de la hidroeléctrica es de 460 millones de dólares (más de 11,000 millones de lempiras al cambio actual); es construido con dos fuentes de financiamiento, $298 millones provenientes del Banco ICBC de China y la contraparte de la Enee por $160 millones.
3- El proyecto Patuca III posee una capacidad instalada de 104 megavatios a través de dos generadores tipo Kaplan verticales y una capacidad de generación anual de 336 millones de kilovatios hora, alrededor de 336 gigavatios hora.

Pruebas

Según al cronograma de la comisión interventora, las primeras pruebas de la línea de transmisión y subestación se comenzaron desde el 31 de octubre y terminarán el 8 de diciembre, faltan las pruebas con carga de la unidad de generación; la primera se desarrollará el 16 de diciembre y finalizará el 5 de enero de 2021, ese mismo día comenzarán con la segunda prueba, la cual finalizará el 24 de enero de 2021.

Con base en el cronograma se estima que Patuca III comience a inyectar energía al sistema a finales de enero o principios de febrero, lo que solucionará los constantes apagones que por años han sufrido los pobladores del basto departamento de Olancho.

Las pruebas de comisionamiento que actualmente se realizan consisten en verificar el funcionamiento de todos los equipos que fueron instalados en la central y en la subestación, tanto en seco como con carga de agua; se hacen de acuerdo con estándares internacionales y sirven para verificar que los equipos funcionan según lo diseñado, detallaron técnicos de la hidroeléctrica.

El nivel del embalse actualmente es de 290 metros sobre el nivel del mar (msnm), su capacidad máxima.

“Los equipos turbogeneradores de casa de máquinas deben ser probados a máxima carga de agua, al igual que las compuertas radiales como el órgano regulador de caudal de la presa también debe demostrar su operación a máxima carga”, dieron a conocer a LA PRENSA los interventores de la Enee.

La generación en promedio en Patuca III es de 360 gigavatios al año, por lo que estiman “que si se considera un precio de $12.5 el kilovatio hora más el factor de potencia, se podría esperar una venta en buen año de alrededor de 50 millones de dólares al año”.

Miguel Aguilar, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Enee (Stenee), espera que aprovechando las lluvias del invierno se haya avanzado en las pruebas para que lo más pronto posible Patuca III inyecte energía al sistema eléctrico nacional.

“Para la Enee que el proyecto comience a operar significa mejor calidad de servicio en la zona, mejorará el voltaje y la transformación, descarga de los transformadores que van desde Tegucigalpa, además crea un porcentaje de menos pérdida para Enee”, dijo.

Las pérdidas que deja al Estado el proyecto hidroeléctrico que comenzó a construirse en 2011 es de unos 5.5 millones de lempiras por cada día que no está funcionando, señaló Aguilar.

El proyecto Patuca III es clave y solventa el problema histórico de energía en olancho.

Miguel Aguilar, presidente del Stenee

Obras

En cuanto a las obras sociales que no se han ejecutado en beneficio de las comunidades, la comisión indicó que están haciendo las gestiones para continuar y concluir todas las obras.

Entre los proyectos pendientes que se deben ejecutar antes que comience a funcionar la hidroeléctrica está la carretera de 8.49 kilómetros de longitud que sustituye la antigua carretera que iba paralela al río que fue inundada y comunicaba a varias comunidades cercanas al proyecto.

Los de la comisión indicaron que muchos de estos procesos se iniciaron tarde por falta de presupuesto de la Enee. “En este momento estamos comprometidos a cumplir con todos los compromisos adquiridos con los pobladores que han sido afectados por el desarrollo del proyecto”, manifestaron.

En los últimos meses, habitantes de las comunidades aledañas al proyecto han protestado por la falta de interés que hay para construir los proyectos sociales.

La Prensa