“Hay protocolos, no es que a alguien se le ocurre abrir las compuertas”

Desde la tormenta Agatha (2010) no se han hecho descargas en la represa.

VER MÁS FOTOS
/

SAN PEDRO SULA.

Con 285.70 metros sobre el nivel del mar (msnm), el embalse de la Central Hidroeléctrica Francisco Morazán está a escaso nivel para activar el protocolo de descargas.

Las descargas en la represa se han hecho en los años 1988, luego en 1998 durante el huracán Mitch, en 2008 durante la tormenta 16 y la última en mayo de 2010 a consecuencia de la tormenta Agatha.

En la conferencia web “Protocolo de descargas en represas hidroeléctricas”, que organizó hace dos días el Instituto de Investigación en Energía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Manuel Palma, exdirector ejecutivo de El Cajón, dijo que en lo que va de la emergencia a causa de Eta los técnicos no han abierto las compuertas de la represa.

Datos de interés de la represa El Cajón
1985, inicio de operaciones. El proyecto surge con el fin de generar energía eléctrica, prevenir las inundaciones y dar riego.
285 metros sobre el nivel del mar Capacidad de operación normal de la represa hidroeléctrica ubicada en Cortés.

“Ahorita (martes 10), el nivel de El Cajón está en 285.45 msnm, no sé si ha subido en las últimas horas. Es cierto, está arriba, pero la tendencia de incremento del nivel del embalse nos permite esperar y ver qué pasa para tomar una decisión de descargas compuertas, que hasta ahorita no se ha hecho”, dijo Palma.

Según el experto, “muchas personas andan diciendo cuestiones que no son ciertas. Hay protocolos. No es así nomás que a alguien se le ocurre botar agua y que abren las compuertas”.

En un escenario en que sea necesario hacer descargas, el protocolo establece que debe conformarse un comité de emergencia, integrado por el jefe del embalse, jefe de operaciones, jefe de obras civiles, Policía Nacional, Fuerzas Armadas, Bomberos, personal del Ejército, la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) y la coordinación de la Comisión para el Control de Inundaciones del Valle de Sula (CCIVS).

“Es un grupo de personas las que están involucradas en esa toma de decisiones, no es que a alguien se le va a ocurrir y bajo, bajo (sic) va a botar aguar. Eso es mentiras, no se puede”. El especialista recordó que ante las emergencias por fenómenos meteorológicos extremos, como por ejemplo huracanes, las represas hidroeléctricas generalmente realizan descargas de agua controladas como medidas preventivas siguiendo protocolos de seguridad, para así evitar comprometer la estructura de la represa y de las comunidades aguas abajo.

Posibles escenarios
Expertos coincidieron en que si las lluvias siguieran la cortina de El Cajón descargaría de forma automática mediante su diseño de rebalse.

Las descargas de agua se hacen de manera estrictamente controladas y en ningún momento esto compromete el caudal del río en el que este desemboca al punto de provocar inundaciones o cualquier otro tipo de accidentes, insistió Palma.

El protocolo indica que las compuertas del aliviadero deben ser abiertas de manera gradual. Además, debe comunicarse a las autoridades que el caudal será mayor de 500 metros cúbicos con al menos 48 horas de anticipación, esto para emitir alerta a la población a lo largo de la trayectoria del río sobre una posible inundación.

El Cajón se deriva de los ríos Humuya y Sulaco.

El Instituto, a través del director Marco Flores, indicó que la conferencia virtual tuvo como propósito “tranquilizar a la población que vive aguas abajo del embalse y no con un propósito político-gubernamental, ya que en la academia prima la investigación científica y la información basada en evidencia”.

La Prensa