Hay 250,000 PCR embodegadas en Honduras por no contar con kits de extracción

Los test PCR-RT se adquirieron a Bionner Corporation de Corea del Sur por $1.8 millones en abril anterior.

Parte de otro lote de 120,000 pruebas SARS-CoV-2 Tiempo Real y 331 kits de extracción de ADN/ARN entregados al 20 de junio.
Parte de otro lote de 120,000 pruebas SARS-CoV-2 Tiempo Real y 331 kits de extracción de ADN/ARN entregados al 20 de junio.

Tegucigalpa, Honduras.

La ausencia de planificación con que Invest-H realizó millonarias compras bajo la justificación y el amparo de la emergencia sanitaria por el covid-19 una vez más ha quedado en evidencia, ya que dos meses después de haberse adquirido miles de pruebas de reacción en cadena de polimerasa (PCR-RT), estas se encuentran embodegadas por no contar con los kits de extracción ni los equipos para procesarlas.

En los últimos días, médicos y personal de Salud han denunciado que los hospitales y centros sanitarios autorizados han tenido que suspender o racionar las pruebas PCR-RT en vista que se han agotado las existencias de los test y, además, no se cuenta con los implementos de extracción para hacer los isopados a las personas sospechosas de portar el coronavirus.

Mientras miles de hondureños reclaman la aplicación de las pruebas en los centros de salud, alrededor de 250,000 reactivos (Accupower SARS-COV-2 Real Time o PCR-RT) adquiridas a la empresa Bionner Corporation de Corea del Sur se encuentran apiladas en la bodegas de la Secretaría de Salud por no disponer de los kits de extracción o de aplicación, conocido como hisopo nasofaríngeo e hisopo orofaríngeo.

LEA: Unión Europea promete seguir apoyando en materia de empleo a Honduras

Honduras es uno de los países de la región y el continente que menor cantidad de pruebas ha aplicado a su población desde que se inició la pandemia en el país, y en los últimos 110 días no ha podido resolver ese enorme déficit de test, que para los expertos es vital para detectar los focos de contagio y contener el avance de la enfermedad.

La compra

Según consta en documentos publicados por Invest-H en el portal único de transparencia en abril de este año, la adquisición de las 250,000 pruebas se formalizó mediante orden de compra número 015-2020 del 4 de abril de 2020 a favor de la empresa coreana Bioneer Corporation, con reconocida experiencia en la fabricación de pruebas para covid-19 y otras enfermedades como dengue, chinkungunya y zika, entre otras.

Según el documento, cada prueba tiene un valor de 7.50 dólares por unidad para hacer un total de 1,875,000 dólares, alrededor de 46.8 millones de lempiras.

Mediante búsqueda de información pública, LA PRENSA pudo constatar en las actas de recepción de bienes que los test Accupower SARS-COV-2 Real Time o PCR-RT se recibieron en las fechas convenidas con Bionner Corporation, entre el 10 y 24 de abril del año en curso; pero las mismas no incluían los kits de extracción que se ocupan para hacer los isopados.

El 27 de abril pasado, el entonces director de Invest-H, Marco Bográn, confesó en una entrevista a LA PRENSA que las 250,000 pruebas venían sin los kits de extracción, pero que en ese momento se estaban haciendo gestiones con Bionner para adquirirlos por aparte, así como con otras dos empresas de Guatemala y Costa Rica con las cuales se logró adquirir 9,000 y 4,000 implementos de extracción. Se conoció además que los equipos existentes en el país no eran compatibles con las pruebas adquiridas a Bionner y eso también ha imposibilitado utilizarlas.

Siguen embodegadas

Carlos Hernández, representante de Transparencia Internacional (TI) Honduras y de la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ), confirmó a LA PRENSA que hay unas 300,000 pruebas, entre las compradas a Bionner y otras donadas, que continúan en bodega y solo una pequeña porción han podido utilizarse porque no se cuenta con hisopos de extracción ni con el equipo compatible para procesar los resultados.

“No se han podido utilizar porque no se han podido conseguir algunos equipos y se están usando, pero muy pocos porque no hay los kits, o sea, están usando los pocos que han podido ir consiguiendo pero lamentablemente no en la proporción que debían y eso me lo confirmó la secretaria de Salud (Alba Consuelo Flores)”, dijo.

Hernández señaló que las pocas pruebas que se han podido utilizar son las 26,000 que donó en abril anterior el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El 22 de mayo anterior, ASJ- TI emitieron un informe en el que se detalla que “no hubo un equipo de virólogos, médicos o técnicos estatales que asesoraran a Secretaría de Salud (Sesal) e Inversión Estratégica de Honduras (Inves-H) para que se compraran los test con los kits de extracción”, y tampoco hubo un plan para aplicarlas.

LA PRENSA consultó a la ministra de Salud, Alba Consuelo Flores, el motivo por el cual no se estaban utilizando las 250,000 pruebas compradas a Bionner y ésta respondió: “Se están utilizando, con esos kits estamos logrando incrementar...luego estamos esperando otro equipo. El tema de los laboratorios es bien complejo”.

La Prensa