ONU preocupada por manejo de casos de coronavirus en cárceles hondureñas

Alto comisionado en Derechos Humanos de la ONU inspecciona bioseguridad en Centro Penal de La Ceiba.

La Ceiba, Honduras

Una comisión de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organizaciòn de las Naciones Unidas visitó las instalaciones de la cárcel de La Ceiba para constatar la correcta aplicación de los protocolos de bioseguridad para la prevención del contagio de covid-19.

Asimismo, sostuvieron una reunión con las autoridades del establecimiento y se entrevistaron con uno de los privados de libertad del caso denominado Guapinol.

Lea: La Ceiba al borde del cierre por coronavirus

En este centro penitenciario no hay casos de covid-19 y las medidas preventivas se están cumpliendo por parte de las autoridades y los privados de libertad, según constato el organismo de derechos humanos.

Preocupación

El organismo internacional expresó su preocupación por los crecientes contagios de COVID-19 en las cárceles de todo el país.y por la salud, la vida e integridad de las personas privadas de la libertad en el país ante el incremento de casos confirmados y sospechosos.

El organismo también lamenta el fallecimiento de varias personas privadas de libertad por sospecha de este padecimiento.

En ese sentido, hizo una serie de recomendaciones al Estado de Honduras, enmarcadas en convenios internaciones en materia de derechos humanos como fortalecer las medidas de prevención y control de COVID-19 en los centros penitenciarios, así como el acceso a servicios médicos, medicinas y pruebas que permitan detectar de manera oportuna el coronavirus, tuberculosis, dengue y otras afectaciones que pongan en riesgo la población penitenciaria.

De igual manera, insta la aceleración de los procesos normativos, judiciales y administrativos, necesarios para la excarcelación de personas privadas de libertad, priorizando en los reclusos que se encuentran en mayor situación de vulnerabilidad en el contexto de la pandemia.

Finalmente, considera que se debe establecer medidas alternativas para la comunicación de los privados de libertad con sus familias, así como mecanismos de información de autoridades con presos y sus familiares, sobre su estado de salud y las medidas tomadas en los centros penitenciarios.

La Prensa