Estados Unidos designa al diputado Óscar Nájera y su hijo como corruptos

Estados Unidos prohíbe la entrada del diputado hondureño Óscar Ramón Nájera por corrupción.

Óscar Nájera es actualmente diputado del Congreso Nacional de Honduras.
Óscar Nájera es actualmente diputado del Congreso Nacional de Honduras.

Tegucigalpa, Honduras

El Departamento de Estado de Estados Unidos señaló este viernes al congresista hondureño Óscar Nájera y su hijo Óscar Roberto Nájera López por participar en corrupción significativa.

En su cuenta oficial de Twitter, el secretario de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció la designación del diputado nacionalista por el departamento de Colón.

Pompeo aseguró que Nájera se benefició de corrupción vinculada con los Cachiros, una organización que en mayo de 2013 fue identificada por Washington como "un grupo extranjero importante de tráfico de narcóticos".

Agregó que "el Departamento (de Estado) continuará usando estas atribuciones para promover la rendición de cuentas para los individuos corruptos en esta región y en todo el mundo, especialmente cuando esa corrupción esté conectada con el tráfico de drogas".

"La acción de hoy manda una señal fuerte de que EE.UU. permanece junto a Honduras en la lucha contra la corrupción", dijo Pompeo.

"Sin cuidado"

"Eso no significa nada. A mí en lo personal me tiene sin cuidado porque he andado por la línea correcta en mi vida personal", reaccionó el diputado Óscar Nájera en un programa de televisión.

"Aquí estoy tranquilo, no me interesa a mí una mentira que quiere convertirse en verdad, porque eso a quien afecta es a mi familia, amigos y a mi persona. No me quita el sueño, en primer lugar nunca he andado con alguien que haga negocios conmigo. Mis negocios arrancan desde la edad de mi padre, hace más de 100 años y nunca me he salido de esa línea productividad", explicó Nájera, quien ha sido relacionado con los Cachiros.

La Ley

En agosto Donald Trump firmó la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) que incluye una enmienda que exige publicar una lista de funcionarios de los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala que estén involucrados en casos corrupción y "responsabilizarlos por sus actos".

En agosto los congresistas Eliot Engel (demócrata) e Ileana Ros-Lehtinen (republicana) solicitaron al Gobierno del presidente Donald Trump que incluyera a un grupo de centroamericanos, entre los que figuraba Nájera, en la llamada lista Magnitsky para que fueran sancionados por violaciones a los derechos humanos.

"A medida que Estados Unidos continúa apoyando los esfuerzos en la región del Triángulo Norte de Centroamérica para luchar contra la corrupción y el crimen organizado le pedimos que determine si estas personas cumplen con los criterios para rendir cuentas", apuntaron los congresistas en una carta.

La Prensa