Más noticias

Incumplimientos: Cohep objeta avances en reforma del sector energía

El 10 de octubre se cumplió un año de la firma del acuerdo de transformación del sistema eléctrico, pero los empresarios arguyen que el “balance es negativo”.

Pérdidas. La reducción de pérdidas es uno de los puntos que la empresa privada considera que no hay avances sustanciales.
Pérdidas. La reducción de pérdidas es uno de los puntos que la empresa privada considera que no hay avances sustanciales.

TEGUCIGALPA.

El pasado 10 de octubre se cumplió un año de los acuerdos suscritos entre el Gobierno y la empresa privada para impulsar la reforma del sector eléctrico del país, pero los empresarios objetaron que a la fecha no se ha avanzado lo suficiente en el logro de las metas y en este momento “el balance es bastante negativo”.

En esa fecha, el presidente Juan Orlando Hernández, el titular del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy, los representantes de la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (Cree) y otros actores económicos suscribieron un documento para la “refundación del sector eléctrico nacional”.

LEA: Legislativo arrastra una mora de 345 proyectos sin dictaminar

El pacto consideraba ocho puntos o acciones concretas, entre ellas: la reforma integral del sistema energético, la revisión de los contratos con los generadores y la recuperación de la multimillonaria mora de la estatal.

Asimismo, planteó el refinanciamiento de la deuda histórica con acreedores nacionales e internacionales, que asciende a más de 2,800 millones de dólares, la reducción de pérdidas, mejora de la calidad de servicio, un plan de eficiencia energética y el establecimiento de una comisión de seguimiento del acuerdo.

Acuerdo FMI

Adicionalmente, el Gobierno hondureño incorporó en el nuevo programa económico suscrito con el FMI en mayo de este año el plan de reformas al sistema energético, que incluye el saneamiento financiero de la Enee como uno de sus pilares principales.

Entre otras cosas, dicho programa incluyó el fortalecimiento de la Cree, la puesta en marcha del operador del sistema (ODS), la escisión de la Enee en tres unidades de negocio (Emeto, Egeco y Edco), la eliminación de la sobrecontratación de energía, la revisión de los contratos con la Empresa Energía Honduras (EEH) y los generadores de energía.

Se esperaba que a esta fecha muchos de esos puntos estuvieran materializados para continuar con el proceso de escisión de la Enee en las áreas de generación, transmisión y distribución de electricidad, pero, a juicio de los empresarios, los avances no han sido los esperados y el “balance es negativo”.

Preocupación

“Estamos sumamente preocupados por los avances de la Reforma del Sector Eléctrico acordados ya hace un año con el Gobierno y los bancos”, afirmó en una entrevista concedida a Diario LA PRENSA, Juan Carlos Sikaffy, presidente del Cohep.

El dirigente empresarial precisó que, a la fecha, lo único concreto es el ajuste de tarifas al nivel del costo medio, que le representan a la Enee más de 1,000 millones de lempiras mensuales y la firma de un acuerdo con el FMI, que tiene como su principal pilar la reforma del sistema.

En ese contexto, Sikaffy enumeró que no se ha concretado el pago a los generadores de energía, a quienes se les adeudan facturas por más de 9,000 millones de lempiras y tampoco hay acuerdos de readecuación de deudas con los organismos cooperantes y los bancos.
Por otro lado, Sikaffy consideró que no se ha avanzado en la consolidación de la independencia operativa, técnica, financiera y administrativa de operador del sistema y la Cree, no se ha concretado la escisión de la Enee y no hay avances en la reducción de pérdidas a cargo de la concesionaria EEH, por lo que el balance del proceso es “bastante negativo”.

Cumplimiento

Al respecto, Leonardo Deras, gerente de la Enee, reconoció que no se han cumplido en un 100% las metas contempladas en el plan de reforma, pero dijo que hay avances importantes que no se pueden desconocer como por ejemplo la consolidación e independencia administrativa y operativa del operador del sistema y el fortalecimiento de la Cree. “Se tienen avances en cada uno de esos temas”, dijo.

Deras amplió que el ODS ya está operando de forma independiente de la Enee, para lo cual ya se le trasladó todo el personal y los activos de la empresa.

Por otro lado, informó que justamente el lunes de esta semana se tenía programada una videoconferencia en el Cohep con los consultores contratados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para conocer los avances del proceso de escisión de la Enee.

En lo relacionado con la escisión de la Enee en tres empresas independientes (Egeco, Emeto y Edco), dijo que se ha avanzado en la reformulación del decreto legislativo que vendrá a legalizar las acciones y la creación de estas tres sociedades.

En lo concerniente a la renegociación de los contratos con los generadores privados y la empresa EEH, apuntó que ese es un tema en que la Secretaría de Energía ha venido administrando y también ya hay avances importantes.

Sobre la readecuación de la deuda de la Enee, explicó que esta pasa por tres etapas. La primera es que a partir de julio la Enee empezó a ponerse al día con el pago de la electricidad generada en el mes. La segunda etapa es el pago de la deuda a corto plazo derivada del embargo de las cuentas de la empresa y la tercera que consiste en la renegociación de un financiamiento con los multilaterales que permita que saldar la deuda que se venía arrastrando con los generadores para salir de números rojos.

Millonaria deuda con EEH

El gerente de la Enee, Leonardo Deras, reconoció que tienen enormes deudas, incluyendo con la Empresa Energía Honduras (EEH) por costos fijos y el canon por inversiones y mientras no se tengan los fondos para pagarles no se lograría ninguna negociación del contrato. El acuerdo suscrito entre EEH y el Gobierno estipula que en el primer año la estatal debía efectuar un pago mensual de 14.5 millones de dólares, unos 174 millones de dólares al año, sin embargo, solo ha venido pagando 10.5 millones mensuales para un total de 126 millones anuales.

En el segundo año del contrato, la Enee debió pagarle a EEH un total de 180 millones a razón de 15.5 millones mensuales, y en el tercero alrededor de 200 millones (16.6 millones anuales), sin embargo, en los 34 meses de vigencia el Estado solo ha pagado a EEH cerca de 357 millones de dólares. A la fecha, la Enee adeuda a EEH unos 5,000 millones de lempiras.

8 puntos del acuerdo:

1-Reforma del sector. Las partes se comprometieron a implementar en forma definitiva la Ley de la Industria Eléctrica aprobada en 2014 y que implica cambios profundos en el sector energético.

2-Revisión de contratos. Proceder a la revisión de todos los contratos con los proveedores, incluyendo los suscritos con los generadores térmicos y renovables y con la sociedad EEH.

3-Recuperación de la mora. El plan contempla recuperar las millonarias deudas que la empresa privada, la ciudadanía y las instituciones del sector público mantienen con la empresa.

4-Refinanciar la deuda.El Gobierno se comprometió a buscar el refinanciamiento de la deuda a corto, mediano y largo plazo a una menor tasa de interés y plazos de pago más largos en el tiempo.

5-Reducción de pérdidas.Intensificar las medidas para la recuperación de las pérdidas de la empresa, garantizando un cobro justo para los usuarios del servicio de energía.

6-Mejora del servicio. Garantizar la calidad del servicio a través de la mejora y ampliación de la red de distribución y transmisión para las regiones que tienen problemas de suministro.

7-Eficiencia energética. Profundizar las campañas para el uso de focos o equipos eficientes o de bajo consumo de energía, incluyendo la capacitación de los consumidores en buenas prácticas.

8-comisión de seguimiento.Gobierno y empresarios acordaron crear una comisión de seguimiento para vigilar el cumplimiento de los puntos contenidos en el acuerdo.

Hay un plan con una hoja de ruta y calendario claro: Marlon Tábora

Marlon Tábora, coordinador del Gabinete Económico, defendió ayer los avances del plan de reforma del sector eléctrico del país, particularmente el acuerdo con el Fondo Monetario Intermacional (FMI) y fustigó el papel de los empresarios para impulsar este proceso .

“Primero, me gustaría preguntar qué hicieron ellos (los empresarios) durante los primeros cinco años desde que se aprobó la reforma a finales de 2013 y más importante aún, ¿qué han hecho ellos como miembros permanentes de la junta directiva de la Enee, o es que están pintados?”, cuestionó.

Agregó que por primera vez existe un plan integral, coherente que se presentó a todos por igual y que sirvió de base para lograr un acuerdo con el FMI.

Deploró que si la evaluación del avance que hace el empresariado es el pago a los generadores privados, entonces no solo están midiendo mal el objetivo del plan, sino que seguirán esperando porque ese no ha sido, no es y no será la prioridad del programa.

“El enfoque del plan es la restitución institucional del sector y no de la Enee como algunos de ellos les gusta ver o pensar”, afirmó.

Destacó que hasta ahora se completó la estructuración de la Cree, se puso en marcha el Operador del Sistema (ODS), se están terminando los planes de expansión de generación y transmisión, hubo un cambio en la administración de la Enee, y se comenzó a pagar las facturas a 45 días ( más de 2,680 millones) después de 10 meses de que no se pagaba, entre otros puntos relevantes.

“¿Qué si estamos contentos con los avances? Definitivamente que no, pero no todo ha dependido de este equipo”, arguyó.

En ese sentido, reconoció que no se ha logrado depurar la sobrecontratación de energía por parte de la Secretaría de Energía, no se ha emitido el dictamen legal sobre el contrato de EEH y tampoco se ha podido avanzar con la eliminación de los fideicomisos.

Contratos

Además, cuestionó que se ha intentado aprobar más contratos fuera de la ley, se sigue bloqueando el desarrollo institucional al no otorgar los recursos a las instituciones del sector y no se ha avanzado lo suficiente con la escisión de la Enee.

“Hay avances importantes, pero necesitamos que exista más voluntad y compromiso con las otras cosas con las que no se ha podido avanzar”, dijo.

Tábora enfatizó que hay un plan con una hoja de ruta y calendario claro y mientras esté al frente no habrá cambios, al tiempo que ratificó que no va ceder a la presión política ni del sector privado. Concluyó que la renegociación de la deuda con los multilaterales es un tema que se tratará una vez que se avance con la institucionalidad.

“No seré irresponsable de ir a dar la cara a solicitar más deuda si no estoy completamente seguro que este problema de sobre endeudamiento por mala gestión y conflicto de intereses no se haya resuelto”, finalizó.

Marlón Tábora