Más noticias

Juan Orlando Hernández inaugura cárcel de máxima seguridad

Las instalaciones fueron construidas para albergar a los presos provenientes de las pandillas.

Un privado de libertad es trasladado a una cárcel de máxima seguridad.
Un privado de libertad es trasladado a una cárcel de máxima seguridad.

Tegucigalpa, Honduras

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, inauguró este lunes una cárcel de máxima seguridad cerca de la capital, que definió como parte de la transformación del obsoleto sistema penitenciario del país, conformado por construcciones antiguas conocidas como "academias del crimen".

"Ahora tenemos instalaciones más seguras y contamos con un Instituto Penitenciario más sólido y con mejores instalaciones", resaltó Hernández al inaugurar la prisión de máxima seguridad dentro de la Penitenciaría Nacional, 10 km al norte de Tegucigalpa.

Las instalaciones fueron construidas para albergar a los presos provenientes de las pandillas que aterrorizan en las barriadas de las principales ciudades del país.

"Hemos debilitado a las pandillas en todos sus niveles y en especial los cabecillas y mandos intermedios", sostuvo el presidente.

Más de 14.000 prisioneros ocupan en Honduras 24 cárceles construidas para unas 6.500 personas, donde se han registrado graves incidentes. En febrero de 2012 362 reos murieron en un incendio en la cárcel de la localidad central de Comayagua.

En mayo del 2004 otros 107 reos fallecieron también en un incendio en el centro penal de la norteña ciudad de San Pedro Sula y 68 en un siniestro en abril del 2003 en la cárcel de El Porvenir, Caribe.

122745-01-02(800x600)
Juan Orlando Hernández los pandilleros ordenan crímenes desde las cárceles, por lo cual el Estado requiere mantenerlos en espacios de máxima seguridad.

El presidente Hernández dice que su gobierno emprendió una ofensiva contra los carteles de narcotraficantes que transportan cocaína al mercado estadounidense, usando territorio hondureño como puente.

En el marco de la ofensiva, el gobierno cerró la prisión de San Pedro Sula y en su lugar construyó tres nuevas prisiones, dos de ellas de máxima seguridad, y bartolinas en unidades policiales y militares con más de 21.000 reos.

Pero el presidente ha resultado salpicado al ser vinculados con narcotraficantes por excapos de la droga en una corte de Nueva York, donde su hermano menor, Juan Antonio "Tony" Hernández, de 41 años, enfrenta cargos por narcotráfico.

Exnarcotraficantes que colaboran con la fiscalía estadounidense, dijeron en la corte que el capo mexicano Joaquín "Chapo" Guzmán, condenado de por vida, aportó millonarias sumas de dinero a la campaña del presidente, lo que él consideró una acusación "100% falsa, absurda y ridícula".