Honduras tendrá la primera zona económica en Palmerola

Las municipalidades de Villa San Antonio y Comayagua conformarán el ente gestor y administrador de este polo de desarrollo.

Estructura interior del aeropuerto internacional Palmerola.
Estructura interior del aeropuerto internacional Palmerola.

Comayagua.

Los municipios de Comayagua y Villa San Antonio crearán la primera zona de desarrollo económico de Honduras y Centroamérica para satisfacer las demandas que surjan una vez que el aeropuerto internacional de Palmerola comience operaciones en el año 2021.

Las municipalidades de estos dos municipios, por compartir jurisdicción en la zona aeroportuaria, trabajan en los estudios y el diseño de este proyecto que implica el desarrollo de un área de unos 48 kilómetros cuadrados alrededor de la terminal de Palmerola.

La Zona de Desarrollo Económico Palmerola (ZDEP) estará estructurada por las áreas portuaria, comercial, logística y agroindustrial donde, según las proyecciones de las autoridades locales de ambos municipios, se instalarán empresas nacionales y extranjeras.

En el área comercial construirán hoteles gestionados por cadenas internacionales. Estos servirán de alojamiento a los viajeros de vuelos de transbordo, pasajeros que no deseen viajar de noche por carretera y también de los tripulantes de las aeronaves de unas 14 aerolíneas que han mostrado interés en el nuevo aeropuerto.

En el área logística abrirán bodegas de empresas dedicadas a la exportación, firmas extranjeras que distribuyen artículos en el mercado internacional.

Una fuente que solicitó anonimato informó que ejecutivos de la filial de Amazon en Alemania realizaron consultas recientemente sobre la Zona con la idea de abrir un centro de distribución regional motivados por la ubicación geoestratégica de Honduras.

jt-zonaeconomica5-240819(1024x768)
La Municipalidad de Villa San Antonio tiene una altura de unos 8 metros. Los edificios de la ZDEP podrían ser de unos 10 niveles.

La creación de la Zona, de forma conjunta entre las municipalidades de Villa San Antonio y Comayagua, la planteó Jens Krause, especialista en planificación territorial, miembro de la Asociación Alemana de Arquitectos e Ingenieros y voluntario del Servicio de Expertos Seniors (SES) de Alemania.

Krause, quien llegó a Comayagua por primera vez en noviembre de 2018 y luego en marzo de 2019, se convirtió en asesor senior de la Villa San Antonio gracias a gestiones realizadas ante Peter Paysen, presidente de la Cámara de Comercio Hondureño-Alemana (AHK), por Néstor Mendoza, alcalde de este municipio, y uno de los impulsadores de la Zona.

La Zona es de importancia para el valle de Comayagua porque “un vuelo diario creará 500 puestos de trabajo en la región, según la regla de oro de los expertos en aviación”, de acuerdo con un artículo enviado por Krause a Diario LA PRENSA.

Situación

Mendoza le explicó a LA PRENSA que en estos días “las dos municipalidades están creando el ente gestor y regulador de la zona de desarrollo”.

“Hemos hablado con los concesionarios del aeropuerto, en este caso con Martin Cambla, representante del aeropuerto de Múnich, y hay una posibilidad enorme de que el ente gestor tenga una oficina dentro del aeropuerto para que atienda a todas las personas interesadas en invertir”, dijo.

jt-zonaeconomica2-240819(1024x768)
Las municipalidades de Villa San Antonio y Comayagua recomiendan a los inversionistas nacionales y extranjeros destinar sus capitales a la Zona de Desarrollo Económico Palmerola (ZDEP) que será regida por un plan de arbitrios unificado por los dos municipios.

Mendoza pronostica un “futuro prometedor” para los habitantes de Villa San Antonio “porque habrá un movimiento económico nunca antes visto y un número grande de empleos”.

“El 98% de los aviones pasarán sobre la Villa San Antonio. Actualmente, el área del aeropuerto está en un 60%, 65% en territorio del municipio de Comayagua y un 35% en Villa San Antonio. Pero hay un plan de expansión y el aeropuerto se extenderá hacia el sur. En 2025, el aeropuerto estará compartido en 50% y 50% por las dos municipalidades”, proyecta el alcalde.

Ante las demandas que exigirá la Zona, la alcaldía de este pequeño municipio está organizando un centro de formación profesional para ofrecer cursos de inglés a los niños y jóvenes; capacitación sobre servicio al cliente a taxistas y gastronomía a cocineros.

Mendoza, quien a la vez es el presidente de la Asociación de Arroceros de Honduras, está liderando la conformación de cooperativas para aglutinar a los ganaderos, avicultores, productores de aguacate, cítricos, vegetales orientales y granos básicos con el propósito de garantizar la producción y carga suficiente que garantizarán las operaciones de las líneas áreas.

Para evitar un aumento poblacional desordenado y conflictos sociales, la Municipalidad ha establecido un protocolo migratorio con la intención de mantener un control y seguimiento a las personas que de otras partes de Honduras lleguen a radicarse en la búsqueda de mejores oportunidades.

Desde el año anterior, con la maestría de Ordenamiento Territorial de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), las autoridades de Villa San Antonio diseñan el plan municipal sobre los diferentes usos del suelo.

jt-zonaeconomica3-240819(1024x768)
La zona incluye el aeropuerto (terminal y pista) y su área de expansión. Fotos: Moisés Valenzuela

Rafael Valladares Rodas, consultor en gestión urbana y planificación territorial de la Villa de San Antonio, le informó a diario LA PRENSA “que esta nueva zona de desarrollo económico está bajo la coordinación del Plan de Nación y será creada en varias etapas”.

“La Dirección Ejecutiva del Plan de Nación trabaja en la elaboración de un plan maestro que involucra a un total de 12 municipios de la región, incluyendo a Comayagua y Villa de San Antonio, por supuesto”, dijo Valladares Rodas, quien cursó una maestría en Gestión Urbana en la Universidad Técnica de Berlín, Alemania.

Características

En el área comercial de la Zona, de acuerdo con Gabriela Gámez, gerente de la Unidad de Proyectos de la Municipalidad de Comayagua, los edificios serán verticales, pero su altura no excederá los 45 metros, contados desde el nivel de la pista.

“Hasta este momento no tenemos un trazo de cómo será la Zona. Por ahora estamos analizando los usos del suelo y después nos sentaremos con los actores, entre ellos, exportadores que tienen grandes áreas de tierras”, agregó.

Según Gámez, inversionistas nacionales han mostrado interés en adquirir propiedades en esta región, “pero más en la Villa San Antonio”.

Desde el punto de vista social, indicó Gámez, las dos municipalidades tienen como objetivo que la Zona de Desarrollo represente una oportunidad de crecimiento económico para los habitantes de la subregión y “no un desplazamiento”.

“Directamente, por el tema del territorio, este proyecto impacta en la Villa San Antonio y Comayagua, pero indirectamente beneficiará a otros municipios de la subregión, como Siguatepeque, San Jerónimo, La Paz (departamento de la Paz), Ajuterique, Lamaní, El Rosario”, expresó.

El sector privado de Comayagua apoya la creación de esta Zona porque está seguro que Palmerola será el puerto aéreo más importante de la región, sin considerar al de Panamá.

“Esta zona económica será un nuevo polo de desarrollo de Honduras. El sector privado apoya incondicionalmente esta iniciativa que es liderada por las dos municipalidades”, dijo Byron Hernández, vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Comayagua (CCICOM).

Desafíos para la región de Comayagua

La gente del valle de Comayagua enfrenta grandes desafíos. El nuevo Aeropuerto Internacional de Palmerola tiene tanto oportunidades como riesgos; esto suele ser normal en grandes proyectos, pero aquí este efecto se produce con una intensidad especial.

Las oportunidades son múltiples, la ubicación del nuevo aeropuerto es ideal tanto para Honduras como para toda Centroamérica. Ubicado entre los dos polos del desarrollo nacional, Tegucigalpa por un lado y San Pedro Sula por el otro, el nuevo aeropuerto sirve a dos centros de crecimiento. Durante años, Palmerola será el aeropuerto más moderno de Centroamérica y, en comparación con los aeropuertos existentes en Centroamérica, el único con capacidad espacial suficiente para satisfacer las mayores demandas de logística, servicios y producciones aeroportuarias. Además, hay buenas condiciones climáticas en el valle de Comayagua, que aseguran un tráfico aéreo sin problemas.

Se crearán miles de puestos de trabajo. Un vuelo diario creará 500 puestos de trabajo en la región, según la regla de oro de los expertos en aviación. Para cuando comiencen las operaciones en 2021, ya habrá 2,000 empleados sólo en el aeropuerto, que a su vez generarán poder adquisitivo familiar y demanda de todo tipo de servicios. No se puede desear un mejor programa de desarrollo económico.

Los riesgos no son menos relevantes. El valle de Comayagua es un paisaje autónomo de alta estabilidad ecológica, el amplio valle, con su baja densidad de población y sus laderas de montaña en gran parte intactas, tiene una calidad única. Gracias a los recursos hídricos suficientes y a una buena gestión, existe un alto nivel de producción agrícola. Sin embargo, este potencial se ve seriamente amenazado por la presión de los asentamientos relacionados con el aeropuerto. Se necesitan áreas para la industria, los servicios, urbanizaciones y diversos proyectos de infraestructura. Ejemplos en todo el mundo muestran de manera impresionante la rapidez con que los paisajes intactos pueden ser destruidos permanentemente por el desarrollo de asentamientos desordenados.

Por lo tanto, es la decisión correcta de las comunidades en el valle de Comayagua enfrentar esta tarea juntos. Ha llegado el momento de fijar el rumbo del desarrollo a corto, mediano y largo plazo. A largo plazo, se debe acordar una política de asentamientos y división del trabajo entre los participantes en el valle, que refuerce los núcleos de asentamiento, que ofrezca funciones de manera concentrada, donde se creen grandes áreas de protección a través de una gestión rigurosa de la tierra y de áreas libres de asentamientos que puedan servir para estabilizar el equilibrio natural.

La infraestructura en las áreas de transporte, electricidad, agua, alcantarilladoy residuos debe ser planificada y realizada conjuntamente en el valle.

A mediano plazo, todos los municipios deben establecer un sistema de gestión de asentamientos para hacer frente a la presión de la demanda de suelo edificable, ofreciendo zonas urbanizadas y limitando claramente los asentamientos de zonas no urbanizadas del paisaje. Cada municipio puede mostrar cómo reduce los riesgos y hace el mejor uso de las oportunidades que se presentarán.

A corto plazo, se debe crear una oferta ordenada de espacio directamente en y en las zonas cercanas al nuevo aeropuerto, ya que los futuros proveedores de servicio ya están buscando sus nuevas ubicaciones en el aeropuerto, de manera que, la situación actual a lo largo de la carretera CA-5 no se convierta en un problema mayor, tomando en consideración aspectos como la accesibilidad al aeropuerto y la seguridad vial en la carretera CA-5. Los municipios aledaños al aeropuerto, en particular Comayagua, la Villa de San Antonio y La Paz, están llamados a organizarse para crear las condiciones de desarrollo necesarias, tomando en consideración algunos aspectos fundamentales como infraestructura y una buena gestión de tierras por ejemplo.

Los mayores riesgos residen en el retraso de medidas inmediatas, sino se toman las medidas necesarias, hay dos escenarios posibles; a partir del aeropuerto, una masa de asentamientos incontrolada se podría desarrollar en el Valle de Comayagua y en las laderas de las montañas, el valle podría ser destruido de forma duradera, y un potencial paisajístico se perdería irremediablemente. Por otra parte, también existe el peligro de que se generen condiciones caóticas en los ámbitos del tráfico, el suministro y disposición de los desechos, pero también en la oferta de visitantes, empleados y residentes, perjudicando la funcionalidad del aeropuerto hasta el punto en que las compañías aéreas se abstengan de volar al aeropuerto. Ninguna aerolínea puede correr el riesgo de cancelar operaciones, porque los pasajeros, tripulación o personal de servicio no lleguen a tiempo al aeropuerto.

Hay mucho por hacer en la región del Valle de Comayagua, las oportunidades son múltiples, y si se toman las medidas adecuadas, no se puede desear un mejor programa de desarrollo económico para el país.

Por Jens Krause*
Experto senior en planificación territorial
CEO de Urban System Consult

*Egresado de la Universidad Técnica de Berlín (TU Berlín), con más de 50 años de experiencia en planificación y desarrollo urbano; ex director del senado en Berlín y secretario de Estado para la Construcción y Asentamientos en Berlín. Es presidente honorario de la Asociación Alemana de Arquitectos e Ingenieros (DAI).

jt-zonaeconomica14-240819.1(600x300)

La Prensa