Modificadas las bancadas de los partidos en el Congreso

El Partido Liberal ha pasado a ser la segunda fuerza en el Congreso Nacional, desplazando a Libre

La mayoría de diputados del Congreso aspiran a la reelección en sus cargos.
La mayoría de diputados del Congreso aspiran a la reelección en sus cargos.

Tegucigalpa, Honduras

La efervescencia política frente a los comicios generales de noviembre próximo y la pretensión de resultar reelectos en sus curules ha modificado la integración de los principales partidos representados en el Congreso Nacional (CN).

Desde 2014 que se instaló el actual Congreso, el Partido Libertad y Refundación (Libre) obtuvo 37 diputaciones, posicionándose como la segunda fuerza política en la cámara legislativa.

La tercera fuerza era el Partido Liberal.

Como el cuarto instituto con la mayor cantidad de congresistas debutaba en el ámbito político el Partido Anticorrupción (Pac), bajo el liderazgo de Salvador Nasralla.

Sin embargo, la conformación de las bancadas ha cambiado en los dos últimos años y le ha permitido al Partido Liberal convertirse en la segunda fuerza con la incorporación de ocho diputados, sumando ahora 35 congresistas.

El Partido Nacional sigue siendo mayoría en el CN, organización que empezó en la primera legislatura del actual período con 48 congresistas y ahora posee 50 al sumarse a sus filas los diputados Ana Joselina Fortín y Jaime Villegas, que eran parte del Pac.

Bancada ampliada

Luego de tener una sola congresista con su respectivo suplente, la bancada del Partido Innovación y Unidad (Pinu) se amplió y ahora posee seis parlamentarios más, todos ellos desertores del partido de la flor de lis.

Aunque el novel partido Va Movimiento Solidario (Vamos) no sacó un diputado en las urnas, con la venia del presidente del Poder Legislativo, Mauricio Oliva, logró formar su bancada con congresistas que salieron de Libre y dirigidos por Augusto Cruz Asensio, que era el único diputado electo de la Democracia Cristiana (DC).

Por desavenencias, el sociólogo decidió crear su propio instituto político.

Pac y Libre son los partidos que más diputados propietarios, así como suplentes, han perdido por conflictos internos, donde ha sido más evidente el transfuguismo político.

El reto para los partidos tradicionales se centrará en lograr la mayor cantidad de congresistas en la justa democrática que se avecina para el Congreso 2018 a 2022.

El próximo domingo 26 de noviembre, los hondureños elegirán al presidente de la república, 128 diputados del Congreso Nacional, 298 alcaldes con sus respectivas corporaciones municipales y 20 diputados para el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Para noviembre de este año, 6.2 millones de hondureños están habilitados para ejercer el sufragio.

Será la décima elección general celebrada de manera consecutiva cada cuatro años.

Las elecciones generales tienen un presupuesto de 1,100 millones de lempiras, según el ministro de Finanzas, Wilfredo Cerrato.

“200 millones son para el Registro Nacional de las Personas (RNP) y 900 para el Tribunal Supremo Electoral (TSE)”, subrayó.

La Prensa