Más noticias

Presenta libro que rememora llegada de inmigrantes italianos al puerto

Los antepasados de la escritora fueron iniciadores de la Noche Veneciana en Puerto Cortés.

 Cuando llegaron los italianos, el medio de transporte eran cayucos y caballos, explica Silvia Sosa Brocato.
Cuando llegaron los italianos, el medio de transporte eran cayucos y caballos, explica Silvia Sosa Brocato. / Foto: NeptalRomero

San Pedro Sula, Honduras.

Desde que estaba en la escuela, Silvia Sosa Brocato comenzó a hacer los primeros apuntes para escribir su novela Qué hay detrás del mar, la cual registra la llegada de las familias de origen italiano a Puerto Cortés a finales del siglo antepasado.

La idea de la obra germinó cuando ella escuchaba a sus abuelos relatar la odisea que tuvieron que vivir al cruzar el mar para llegar a América sin imaginar que su destino final sería Puerto Cortés.

La obra fue concebida originalmente como un guion para cine y luego convertida en novela con la colaboración del escritor Milson Salgado. El libro será presentado a los porteños el próximo viernes durante un acto que tendrá lugar en la Escuela Brassavola, donde se enseña la lengua italiana. También lo conocieron recientemente los alumnos y catedráticos de la Universidad Privada de San Pedro Sula.

Sosa, quien estudió realización de guiones en California, indicó que el consulado de Italia, que tiene su sede en Guatemala, ha mostrado interés en hacer un filme de la novela.

Los antepasados de la escritora y periodista marcaron la vida del principal puerto de Honduras, adonde llegaron huyendo de la inestabilidad insoportable que sufría la Italia de ese entonces.

tm silvia2 050817(1024x768)
Los inmigrantes bautizaron a Puerto Cortés como la Pequeña Venecia, por eso la celebración de la Noche Veneciana.

Pioneros

Qué hay detrás del mar tiene algunas pinceladas de ficción, pero en esencia está inspirada en la vida del abuelo de la autora, Nicollo Brocato, y en el romance que protagonizó con Rose Alice.

El libro presenta aspectos históricos trascendentales, como la llegada de los primeros proyectores de cine a Honduras, traídos por Francesco Culota y Vicente Brocato. Las películas las presentaban en los barrios, bajo los árboles, cuando todavía no se construían los cinematógrafos.

El libro destaca, además, los orígenes de la Noche Veneciana, que inició en la Laguna de Alvarado, donde los inmigrantes italianos solían pasear en cayuco a su santo patrón el Salvador del Mundo, que se celebra el 6 de agosto, comentó la novel escritora.

tm-silvia3 040817(1024x768)

En 1940, las familias de origen italiano adoptaron la Noche Veneciana como de ellos, pero con el correr del tiempo se fue haciendo tan popular que actualmente es un evento del pueblo que se desarrolla durante la feria porteña.

El libro muestra cómo las familias italianas contribuyeron al desarrollo de Puerto Cortés a través de obras como el primer jardín de niños, la apertura de la primera iglesia y la construcción de canchas deportivas.

Ella comenta que su obra está dedicada a todos los inmigrantes que han cruzado los océanos y las fronteras en busca de oportunidades, logrando realizar sus sueños, como para aquellos que murieron en el intento.