Los 6 rostros de la extorsión y la muerte en Honduras

Cuatro de la pandilla 18 y dos de la MS-13 tienen arrodillados a miles de hondureños con el “impuesto de guerra”.

Nota de la Redacción

La extorsión es un flagelo que desangra al país, robándole vidas y dañando gravemente a su sociedad, desarrollo y economía. Y en el área también se ha convertido en una horrorosa pesadilla para Guatemala y El Salvador, que junto con Honduras forman el llamado Triángulo Norte.

Un equipo de investigación de LA PRENSA se adentró en las peligrosas profundidades del mundo de la extorsión en los tres países centroamericanos para desentrañar los hilos que mueven a estas organizaciones criminales y apoyar a la población con información que le ayude a entender qué hacer para no caer en las redes de este delito.

Tegucigalpa, Honduras.

Pagar o morir. Esa es la terrible disyuntiva para miles de personas que viven el infierno de la extorsión, el delito que más ha crecido en el Triángulo Norte de Centroamérica en los últimos años, provocando muerte, terror y multimillonarias pérdidas económicas.

Sobran las historias plagadas de tragedia y desesperanza, las de cientos de viudas y miles de huérfanos en la lastimada Centroamérica.

Para llegar a las entrañas de este delito se debe seguir una maraña de datos hasta conseguir descifrar a las grandes y medianas estructuras criminales dedicadas a extorsionar.

En Honduras son “seis grandes torones” los que manejan este delito convertido en negocio multimillonario. Pero además de estos “torones” hay al menos 85 “toros” dedicados a manejar medianas bandas de extorsión.

CORTINA ARREGLADA-04(800x600)

Un informe oficial al que tuvo acceso LA PRENSA, detalla que de estos “reyes de la extorsión”, cuatro son miembros de la pandilla 18 y dos de la mara Salvatrucha (MS-13), los dos grupos criminales a los que se atribuye más del 80% de las extorsiones que se producen en Honduras.

Los seis están presos, pero han seguido al frente de sus “imperios del crimen”.

La misma Fuerza Nacional Antiextorsión, (FNA) señala que el 80% de las extorsiones en el país son ordenadas desde las cárceles hondureñas.

Anualmente en Honduras se pagan unos 200 millones de dólares (4,600 millones de lempiras) por extorsión.

La FNA dice que como grupo criminal la pandilla 18 es la que más cobra extorsiones en el país, pero a nivel individual es un miembro de la MS quien más extorsiones ha ejecutado desde la cárcel.

1. Owen Alexis Romero, alias Ratón. (izquierda superior) Enviado al presidio sampedrano en 2014 por asociación ilícita y portación ilegal de armas. Llevado a Tegucigalpa en 2015. La FNA dice que ordenó un sinfín de extorsiones desde la prisión.

2. Denis Augusto Rodas Zerón, alias Black o Raker. (derecha superior) Preso desde 2013. Declarado culpable en 2015 por asociación ilícita. Acusado del asesinato de un policía. Desde la cárcel ha hecho incontables extorsiones, asegura la FNA.

3. Elio Guillén Gutiérrez, alias el Genio. (izquierda inferior) Fue capturado en 2014. Se le acusó de asociación ilícita, portación ilegal de armas, asesinato y robo. La FNA lo señala como uno de los cabecillas de la extorsión.

4. Maynor Vásquez Hernández, alias el Azul. (derecha inferior) Detenido desde 2013. Según la Fuerza Nacional Antiextorsión es uno de los líderes en la comisión del delito y desde el presidio ha ordenado y ejecutado innumerables extorsiones.

MS-13

A nivel individual, la FNA asegura que Alexander Mendoza, alias el Porky, de la MS-13, fue identificado como “el que más estaba girando órdenes de extorsión desde la cárcel”. Él fue arrestado en diciembre de 2015.

Se le acusó de lavado de activos, asociación ilícita y de varios asesinatos, incluyendo los homicidios de personas vinculadas a la propia MS-13, de la que él es miembro.

En febrero de este año, durante la Operación Avalancha, a Alexander Mendoza le aseguraron (incautación preventiva) varias propiedades que, según las autoridades, él compró con dinero obtenido del cobro del “impuesto de guerra”, nombre informal dado a la extorsión. Al Porky incluso se le llegó a vincular con el homicidio del empresario y dirigente deportivo Mario Verdial, asesinado en febrero de 2015.

La FNA reveló que otro de los principales extorsionadores desde la prisión es Darwin Javier Bejarano, alias Tyson, quien fue arrestado en agosto del año pasado.

Bejarano fue acusado de planear y coordinar la masacre de cinco personas en la colonia El Carrizal, de Comayagüela, que ocurrió en marzo de 2015.

Él estaba en la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, pero en octubre de 2015 fue trasladado a otra prisión, pero se las ingenió para continuar ejecutando sus extorsiones.

Cabecillas MS(1024x768)
1. Alexander Mendoza, alias el Porky. Detenido en 2015. Con la operación Avalancha le aseguraron varias propiedades ese año. A nivel individual es quien más extorsiones ordenaba desde la cárcel, según la FNA.

2. Darwin Javier Bejarano, alias Tyson. Arrestado en 2015. Acusado de planear y dirigir una masacre en la colonia El Carrizal de Comayagüela. Según la FNA, desde la cárcel dirigía gran cantidad de extorsiones.

MS-13

A nivel individual, la FNA asegura que Alexander Mendoza, alias el Porky, de la MS-13, fue identificado como “el que más estaba girando órdenes de extorsión desde la cárcel”. Él fue arrestado en diciembre de 2015.

Se le acusó de lavado de activos, asociación ilícita y de varios asesinatos, incluyendo los homicidios de personas vinculadas a la propia MS-13, de la que él es miembro.

En febrero de este año, durante la Operación Avalancha, a Alexander Mendoza le aseguraron (incautación preventiva) varias propiedades que, según las autoridades, él compró con dinero obtenido del cobro del “impuesto de guerra”, nombre informal dado a la extorsión. Al Porky incluso se le llegó a vincular con el homicidio del empresario y dirigente deportivo Mario Verdial, asesinado en febrero de 2015.

La FNA reveló que otro de los principales extorsionadores desde la prisión es Darwin Javier Bejarano, alias Tyson, quien fue arrestado en agosto del año pasado.

Denuncias.7(800x600)

Bejarano fue acusado de planear y coordinar la masacre de cinco personas en la colonia El Carrizal, de Comayagüela, que ocurrió en marzo de 2015.

Él estaba en la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, pero en octubre de 2015 fue trasladado a otra prisión, pero se las ingenió para continuar ejecutando sus extorsiones.

Medida

La FNA aseguró que “para frenar las extorsiones de estos seis individuos, todos fueron trasladados a la nueva prisión de máxima seguridad de Ilama, Santa Bárbara, conocida popularmente como El Pozo.

Pero aún queda mucho trabajo por hacer, pues la FNA identifica a otros 85 extorsionadores, ya presos y muchos de los cuales aún cobran “impuesto de guerra” desde la cárcel.

Entre los señalados por la FNA hay miembros de ocho grupos criminales diferentes: pandilla 18, mara MS-13, los Chirizos, banda el Mafia, banda La Era, banda de Luis, banda del Coronel o Parka y banda de Los 12 Discípulos, a los cuales las autoridades les han desarticulado parte importante de sus estructuras criminales.

La Prensa