México.

Durante muchos años, Sebastián Ligarde mantuvo en secreto su homosexualidad por miedo a perder su trabajo.

'Cuando yo trabajaba en México todo el mundo en Televisa sabía que era homosexual, pero siempre me decían: 'No lo digas, porque si lo dices no vas a volver a trabajar. Si lo dices el público nunca te va a creer un personaje heterosexual y lo peor es que los productores tampoco te van a considerar. Es algo que debes mantener en secreto', declaró el actor en entrevista.

Sin embargo, el histrión de 61 años contrajo matrimonio el año pasado con su pareja desde hace 25 años, el abogado Jorge López, y ahora está seguro que salir del clóset fue la mejor decisión de su vida.

'Yo siempre dije: 'Si quieren correr a todos los homosexuales de Televisa no va a ver quien se quede para pagar las luces.

Ahora tengo una gran libertad de hablar abiertamente de mi relación, de mi esposo. La vida es muy corta y la gente tiene derecho a amar con libertad'.

Pero de lo que está completamente seguro es que no tienen planeado adoptar un bebé. 'No, ya estoy muy viejo. Ya soy abuelo de dos nietos. Estar con pañales y todo eso, Dios me libre. A está edad necesito dormir y descansar'.

Aseguró que ahora es cuando más trabajo tiene. Pese a que estaba retirado desde hace siete años, el actor fui invitado para protagonizar la miniserie DeMente Criminal, con Lorena Rojas, que se estrenó en Puerto Rico, y está basada en el libro Sangre en el Diván.

Ligarde adelantó que en la historia interpreta a Raimundo Acosta, un candidato presencial, sicólogo y rector universitario de Venezuela que resulta ser un asesino y depredador sexual.