Estados Unidos.

La rapera Cardi B ha salido victoriosa de la demanda que interpuso recientemente contra la afamada vlogger Tasha K, cuyo verdadero nombre es Latasha Kebe, a cuenta de una serie de comentarios difamatorios que aseguraban, por ejemplo, que la artista consumía drogas regularmente, que había ejercido de prostituta y que había contraído enfermedades de transmisión sexual.

La estrella del hip hop explicó a la corte que semejantes afirmaciones, que ella ha negado con rotundidad, ahondaron en sus tradicionales problemas de autoestima, hasta el punto de conducirle a una profunda depresión e incluso a pensamientos suicidas.

Asimismo, Cardi manifestó que tales acusaciones habían afectado igualmente a su esposo Offset y a la salud de su relación matrimonial.

Según el portal de noticias TMZ, Cardi habría recibido finalmente una indemnización de Tasha que se cifra en 1,25 millones de dólares, así como unos 250.000 dólares adicionales como compensación por los gastos médicos en que habría incurrido para tratar de amortiguar el golpe emocional derivado de estas palabras.

Un jurado popular consideró que Tasha K era culpable de un delito de injurias y de otro ligado a la violación del derecho a la intimidad, además de responsabilizarla del impacto anímico y psicológico que ha tenido en la cantante este trato vejatorio y degradante.

La autora de ‘Bodak Yellow’ ha confesado en Twitter que tiene sentimientos encontrados con el fallo judicial.

“¿Por qué me siento triste y feliz al mismo tiempo?”, ha escrito.