30/05/2024
12:30 AM

Las estrellas de Hollywood en el Super Bowl

Desde Christina Aguilera hasta Owen Wilson, las más importantes estrellas del cine, música y tv reunidas en primera fila en el Super Bowl.

La cantante estadounidense de padre ecuatoriano Christina Aguilera se encargó de dar inicio a las actividades de la cuadragésima quinta edición del Super Bowl, interpretando el himno nacional.

Antes del inicio del duelo entre los Steelers de Pittsburg y los Packers de Green Bay por el título de campeones de la Liga Nacional de Fútbol Americano, NFL, que se va a disputar en el Cowboys Stadium, de Arlington, Texas, Aguilera vestida sobriamente de negro, interpretó el himno nacional.

La cantante de 31 años de edad, cinco veces ganadora del premio Grammy, hizo así su reaparición este año de manera pública en el campeonato de la NFL.

En el 2000 se encargó de animar el espectáculo de medio tiempo, en Atlanta, Georgia. 'He cantado el himno nacional desde que tengo siete años, pero hacerlo en el Super Bowl es un sueño hecho realidad', declaró la cantante, quien agregó que 'me siento contenta de ser parte de un evento tan importante', indicó la intérprete de origen hispano.

Entre otras estrellas que han entonado el himno nacional en el Super Bowl se encuentran Carrie Underwood, Billy Joel, Diana Ross, Neil Diamond, Mariah Carey y Beyonce Knowles, Whitney Houston, Natalie Cole, Vanessa Williams, Cher, Faith Hill, the Backstreet Boys, Dixie Chicks, entre otros.

Aguilera, cuya más reciente producción fue el sonido de la cinta 'Burlesque', y antes produjo 'Bionic' y 'Not myself tonight', entre otros, interpretó el himno nacional ante miles de espectadores presentes en el estadio, los millones de televidentes, y para las tropas que se encuentran en Afganistán, que siguen el partido vía satélite.

Después de la participación de Aguilera, fueron presentados los nuevos integrantes del Salón de la Fama, Deion Sanders y Marshall Faulk, Shannon Sharpe, Richard Dent, Les Richter, Chris Hanburger y Ed Sabol, para dar paso a la ceremonia del clásico 'volado', el lanzamiento de la moneda al aire para iniciar el duelo entre los Steelers y los Packers por el trofeo Vince Lombardi.

Maroon 5, Keith Urban y Lea Michele de “Glee” realizaron sus presentaciones antes de la interpretación de Aguilera. En el descanso se espera la participación de The Black Eyed Peas. Entre las estrellas de Hollywood que disfrutan en primera fila el encuentro están Adam Sandler, Jennifer Aniston, Demi Moore y Ashton Kutcher.

El actor Michael Douglas quien anunció en enero que se curó de un cáncer de garganta llegó acompañado de su esposa la actriz Catherine Zeta-Jones.

La final de la Liga de Fútbol Americano, NFL, un evento que engancha a más de 100 millones de espectadores en televisión, es todo un acontecimiento en EEUU pero hay quien, por encima del juego, prefiere los ingeniosos anuncios que se emiten durante sus múltiples interrupciones.

El coste medio por entrada es superior a los 3.600 dólares (2.650 euros). ¿Caro? No. Sobre todo si se tiene en cuenta los 3 millones de dólares (2,2 millones de euros) que las empresas pagarán por un anuncio de 30 segundos en pantalla.

Según las estimaciones de varias compañías, las limitaciones que sufrió el 'Recession Bowl' del año pasado han disminuido. Si hace 12 meses las tarifas oscilaban entre los 2,5 y los 2,9 millones de dólares (1,8 y 2,1 millones de euros) por spot publicitario, ahora rondan los 2,8 y los 3 millones de dólares (2 y 2,2 millones de euros).

Algo lógico cuando la edición pasada registró una audiencia de 106,5 millones de personas, en el que fue el programa más visto en la historia de la televisión de EEUU, tras batir el final de la serie 'M-A-S-H'.

Además la zona de Dallas/Fort Worth espera superar su récord de visitantes y de ingresos relacionados con el evento deportivo, que se espera sobrepasen los 200 millones de dólares (147 millones de euros).

Y Hollywood no es ajeno a un mercado con tanto potencial. Los estudios tienen previsto promocionar al menos 13 de las grandes películas que se estrenarán en el país en los próximos meses, como es el caso de 'Transformers: Dark of the Moon', 'Super 8', 'Thor', 'Captain America: The First Avenger', 'Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides' y 'Cowboys and Aliens', previsibles 'blockbusters' este verano.

Y también habrá espacio para estrenos que se avecinan como la comedia 'Just Go With It', con Adam Sandler y Jennifer Aniston; la cinta de ciencia ficción 'Battle: Los Angeles'; el thriller 'Limitless', con Bradley Cooper, o el filme de animación 'Rango', a cuyo protagonista presta su voz Johnny Depp.

En años anteriores las películas que se anunciaron durante el Super Bowl no llegaron a la decena. La cadena Fox, que emitirá el partido en directo, ganará más de 200 millones de dólares (147 millones de euros) por la publicidad. Muchas de esas marcas corresponden a la industria del automóvil, entre ellas Audi, BMW, Kia, Hyundai, Volkswagen, Chrysler, Chevrolet y Mercedes-Benz, que debuta en estas lides.

Por ejemplo, Best Buy, la mayor cadena minorista estadounidense de venta de artículos electrónicos, pretende dar que hablar y para ello ha pagado un millón de dólares (736.222 euros) al cantante adolescente Justin Bieber para protagonizar un anuncio futurista junto al rockero Ozzy Osbourne.

Las redes sociales juegan un papel decisivo al dar a conocer las iniciativas de las grandes empresas, seguidas en algunos casos por decenas de miles de personas, como Anheuser-Busch, que ha dado a conocer a través de Facebook un anticipo de sus anuncios relacionados con la cerveza Bud Light.

'Los anuncios durante el Super Bowl siempre han estado ahí para incitar al espectador a comprar cerveza, ropa o lo que sea. Los americanos hemos crecido con ellos y hemos aprendido a admirarlos porque no son anuncios que veas habitualmente, sino que ofrecen algo nuevo, divertido y memorable', dijo a Efe Salomon Montes de Oca.

El año pasado se emitieron durante el Super Bowl un total de 104 anuncios que sumaron cerca de 48 minutos, según la empresa especializada Kantar Media, lo cual deja claro la competitividad de la cita. Cerca de cuatro horas de partido. Un título en juego sobre el campo, y otro en las ondas. ¿Quién despuntará? EFE