Ciudad de México.

A finales de septiembre trascendió que la salud de Andrés García se encontraba deteriorada, en especial por una caída, la cual se sumó a su cirrosis y dolencias en la médula espinal.

Desde entonces el estado anímico del histrión ha sido delicado, y su esposa Margarita Portillo señaló que incluso en las últimas semanas García estuvo al borde de la muerte por una neumonía y consumo de sustancias.

Estuvo a punto de morir, muy delicado. Tiene su cirrosis hepática, obviamente como no se cuidó la tiene descontrolada, y tiene una neumonía por la que está con antibiótico. Ha estado delicado, se va a su casa y no hay supervisión ni de sus comidas ni de nada”, señaló Portillo en entrevista con un programa de televisión.

“Él anduvo tres semanas haciendo barbaridad y media, y creo que hubo personas aprovechándose de él y de su situación. Tiene una señora que lo cuida, que de verdad se lo agradezco, pero fueron tres semanas que él estuvo por su lado y yo por el mío, para con alfileres retomar mi vida”.

En ese periodo de tiempo, de acuerdo con su pareja, la salud del actor se vino abajo, se le hincharon sus pies y sufrió ataques de tos y flemas, lo que incluso hizo pensar que había presentado una sobredosis de sustancias.

“Ahorita está muy bien, controlado. Yo lo saqué inconsciente de su casa, tengo un pequeño concentrador de oxígeno, que creo que le ayudó”, señaló Margarita a Ventaneando, añadiendo que el médico internista que lo valoró le dijo que las primeras 72 horas de una sobredosis eran vitales, a lo cual ella se sorprendió.

Lo que sí descartó Portillo, es que, ante tantos problemas de salud, Andrés García quiera quitarse la vida.

“Para nada, sino no se preocuparía de ponerse bien o de preguntar qué médicamente le están poniendo. Nunca me preocupó eso, la verdad (un suicidio). Ahorita sólo me preocupa la salud de mi esposo y sacarlo adelante”, puntualizó.