Miami, Estados Unidos.

Una juez de Miami determinó este jueves que el actor mexicano Pablo Lyle, acusado de homicidio involuntario, deberá pagar nuevamente una fianza, en este caso de 45.000 dólares, para poder gozar de libertad condicional tras vencerse los términos de hace dos años.

La fianza le fue impuesta por la jueza Diana Vizcaíno a través de una audiencia virtual.

Además, ratificó la vigilancia electrónica a la que está sujeto el actor, tras desestimar el pedido de la defensa de esta semana que alegó que el mexicano no representaba riesgo de fuga y además pasaba dificultades económicas.

El abogado del actor, Philip Reizenstein, hizo la solicitud debido a que las condiciones fijadas por la corte para su libertad bajo fianza expiran mañana viernes.

La Fiscalía, por su parte, había dicho que, si bien Lyle ha cumplido con las condiciones de su libertad condicional, éstas se deben mantener debido a que persisten las mismas circunstancias tras su detención en 2020.

El actor afronta un proceso judicial tras golpear el 31 de marzo de 2019 al cubano Juan Ricardo Hernández, de 63 años, quien cuatro días después murió en un hospital.

Ese día Lyle iba camino del aeropuerto de Miami junto con su hijo en un vehículo manejado por su cuñado, Lucas Delfino, cuando se cruzaron con el automóvil manejado por Hernández.

En un semáforo el cubano se bajó para recriminar a Delfino por una maniobra que había hecho y en medio de esa discusión, Lyle salió del carro y golpeó a Hernández, quien, de acuerdo a las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de una gasolinera cercana, se desplomó al instante.

El sexagenario murió cuatro días más tarde en un hospital.