Más noticias

Jay Z está pagando los abogados de 21 Savage para evitar su deportación

El marido de Beyoncé ha contratado al representante legal de su amigo para ayudarle después de que fuera detenido por el servicio de inmigración estadounidense acusado de sobrepasar la estancia en el país que le permitía su visado.

Collage de fotos de Jay Z y 21 Savage.
Collage de fotos de Jay Z y 21 Savage.

Estados Unidos.

El rapero Jay Z se ha involucrado a fondo en la defensa legal de su compañero de profesión 21 Savage después de que el joven artista fuera arrestado el pasado fin de semana por el servicio de inmigración estadounidense acusado de haber sobrepasado la estancia en el país que le permitía su visado, una situación que se vería agravada por su condición de exconvicto ya que en 2014 fue declarado culpable de un delito de posesión de drogas.

El músico y productor se habría encargado de contratar al abogado que se está encargando del caso de Sha Yaa Bin Abraham-Joseph -nombre real del artista- y estaría costeando todas las facturas derivadas de su defensa.

Además, también se ha pronunciado públicamente acerca del "atropello" del que estaría siendo víctima su amigo y ha exigido que sea puesto en libertad inmediatamente para que pueda reunirse cuanto antes con sus tres hijos.

Mira: La foto de Tekashi 6ix9ine sin ningún tatuaje en su rostro

El estatus legal de 21 Savage en suelo estadounidense es complicado. Aunque nació en Londres hace 26 años, con tan solo siete se mudó a Estados Unidos con una visa H-4, que permite a los familiares directos que los titulares de una visa H (de trabajo temporal) vivir junto a ellos en el país.

Así continuó hasta 2005, cuando viajó de visita durante un mes a su Inglaterra natal y pudo regresar más tarde a su lugar de residencia sin mayores problemas.

El rapero se quedó, sin embargo, en una especie de limbo legal cuando su visa expiró al año siguiente y pasó otros cuatro esperando a que se le renovara el permiso, hasta que se vio obligado a volver a solicitarlo en 2017, lo que habría dado pie a la investigación sobre sus antecedentes que acabó con su detención.

Su representante legal sostiene que el artista no es ningún criminal peligroso, sino un padre y un empresario respetado que no tenía a su alcance ninguna manera de solucionar su estatus como inmigrante y cuya condena por posesión de marihuana fue además anulada en su momento, por lo que no habría justificación alguna al trato que habría venido recibiendo.

En su lugar, en el entorno de 21 Savage están convencidos de que estaría siendo víctima de una conspiración en venganza por el contenido de su nueva música, en la que critica duramente la política de inmigración estadounidense.