Ariana Grande alarma a sus fans con tuit depresivo

La estrella de la música demostró en las redes su tristeza y apatía tras el reciente fallecimiento de su exnovio Mac Miller, hasta el punto de esperar con impaciencia la llegada de un momento en el que solo se hable de su música.

La cantante Ariana Grande.
La cantante Ariana Grande. /

Estados Unidos.

La cantante Ariana Grande ha vuelto a dirigirse directamente a sus seguidores de las redes sociales para compartir con ellos la mezcla de tristeza, apatía y desasosiego que la invade en estos momentos de su vida, marcados sin duda por el reciente fallecimiento de su exnovio Mac Miller, quien sufrió una sobredosis a principios de este mes de septiembre, pero también por el desagradable debate que ha venido originando su intensa relación con Pete Davidson o el trauma que todavía vive en relación con los atentados terroristas de Mánchester que tuvieron lugar en mayo del año pasado.

"Por favor, sería posible tener un solo día normal, solo uno por favor. Estoy jodi**mente cansada... Por favor, despiértenme cuando lo único que tenga que hacer sea volver a cantar o algo por el estilo. Paz y amor", escribió la estrella visiblemente hastiada en su perfil de Twitter.

"Muchas gracias por darme tanto amor, de verdad que no me lo merezco. Son los mejores ángeles que tengo en mi vida y siento haberlos preocupado. No debería haber escrito ese tuit, debería haber sido más responsable. Simplemente estoy teniendo un mes muy duro, quiero volver a la normalidad y centrarme en mi trabajo, pero estoy muy cansada", publicó solo unos minutos más tarde para despejar las dudas y preocupaciones que suscitaron su primer tuit.

También lee: Ozuna, Cardi B, Selena Gómez y DJ Snake estrenan "Taki Taki"

A principios de esta semana, la estrella de la música ofrecía una imagen radicalmente diferente acerca de su estado anímico al presentar en sociedad al adorable Myron, el bulldog francés de Mac Miller al que ahora cuida ella y con el que ha estado disfrutando de un sinfín de momentos de diversión, como se desprende del entrañable vídeo que publicó en su Instagram para deleite de su legión de admiradores.

Sin embargo, parece que ese destello de alegría y extroversión fue algo fugaz, un pequeño paréntesis en la mala racha que atraviesa y que, solo una semana antes, parecía evidente con su negativa a asistir a la ceremonia de entrega de los premios Emmy, decidida como está -según explicaba su portavoz- a evitar toda clase de apariciones públicas para centrarse en su recuperación emocional.

La Prensa