Migrantes centroamericanos aguardan en Guatemala tras ser repelidos por México

Hasta la tarde del martes unos 1,200 integrantes de la caravana se encontraban dispersos en Tecún Umán.

VER MÁS FOTOS
Varios migrantes dijeron que esperarán a que las autoridades mexicanas puedan dejarlos pasar de forma pacífica.
Varios migrantes dijeron que esperarán a que las autoridades mexicanas puedan dejarlos pasar de forma pacífica.

Tecún Umán.

Cientos de migrantes centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos en caravana, huyendo de la pobreza y la violencia, aguardan este martes en el poblado guatemalteco de Tecún Umán después de ser contenidos la víspera por militares mexicanos en un río fronterizo.

"Estamos mal pero tenemos que echarle ganas, porque rajarnos (rendirnos) no podemos", dijo a la AFP la hondureña Paola Gutiérrez, de 25 años, en un refugio improvisado en Tecún Umán.

Según estimaciones de autoridades migratorias guatemaltecas, hasta la tarde del martes unos 1,200 integrantes de la caravana se encontraban dispersos en Tecún Umán, la mayoría hondureños.

Un grupo de cerca de 200 personas se reunió a la orilla del río fronterizo de Suchiate, que divide como fronteral natural a los dos países, para intentar nuevamente cruzar por otro sector, pero al final desistieron y retornaron al albergue y a otros sectores del poblado fronterizo, observó la AFP.

La joven indicó que intentarán pasar de nuevo, aunque es incierto el momento en el que volverán a apostarse en el límite de la frontera.

Los portones que están sobre el puente fronterizo Rodolfo Robles han sido cerrados para controlar la entrada de migrantes.

La nueva caravana, con unas 3,000 personas, salió hace una semana desde la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, emulando los éxodos masivos de finales de 2018.

Repelidos por militares

Los migrantes, en su mayoría hondureños y varios acompañados de niños pequeños, cruzaron el lunes el río Suchiate luego de que las autoridades mexicanas rechazaron la petición de pasar en bloque el puente fronterizo Rodolfo Robles.

En el intento fueron contenidos por un contingente de militares mexicanos, que usaron gases lacrimógenos para repelerlos.

Unos 500 lograron cruzar al lado mexicano, pero 400 de ellos fueron interceptados, informó en un comunicado el Instituto Nacional de Migración (INM) de México.

En tanto, una pequeña caravana de unos 50 salvadoreños que salió el lunes buscando llegar a Estados Unidos, sí logró cruzar el puente de Guatemala a México.

Los migrantes se han apostado en las orillas del río Suchiate, donde se bañan y lavan sus ropas.

"Nomás le pedimos al pueblo mexicano que nos dé el permiso de pasar (...) No venimos a dañar a nadie", señaló Melvin Contreras, mientras sostenía una bandera de El Salvador.

Algunos integrantes de la caravana de mayoría hondureña que no lograron pasar apelan a la paciencia del grupo, que ha tenido que soportar altas temperaturas.

"Algunos compañeros quieren devolverse, pero en mi caso voy a esperar para ver si de alguna forma pacífica se arreglan las cosas, todo a su debido tiempo", dijo José Cruz, de 33 años.

"Nosotros vamos con la mira de trabajar. No venimos a agredir a nadie pero si nos agreden no nos podemos dejar. Nada hacemos con regresar a Honduras", agregó Paola.

"Queremos cruzar otra vez", añadió Jorge Amador, de 38 años. "Regresar a Honduras solo muerto".

Varios jóvenes se relajaron jugando fútbol a la orilla del río Suchiate.

La Prensa