Madrid, España.

Los bancos españo­les afirman que un declive mode­rado en los préstamos en situación irregular en meses recientes supo­ne un punto de inflexión de la pos­crisis. Pero los analistas advierten de que una medida más amplia de la salud de los bancos señala un cami­no más largo para la recuperación de esas entidades.

Tras un abrupto colapso de los bienes raíces y una profunda rece­sión, los préstamos irregulares de la banca española —casos en que los deudores se han atrasado o han in­cumplido sus pagos— se habían re­ducido en abril a 13,4% de todos los préstamos en abril desde un máximo histórico de 13,6% en diciembre, se­gún el banco central de España.

Pero algunos analistas dicen que los inversionistas deberían observar los activos improductivos de los bancos, una medida más amplia que incluye activos inmobiliarios recu­perados y algunos préstamos rees­tructurados, incluyendo los que fue­ron transferidos al “banco malo” de España, oficialmente la Sociedad de Activos Procedentes de la Reestruc­turación Bancaria (Sareb).

Al final del primer trimestre, esos activos ascendían a 372.000 millones de euros (US$506.000 mi­llones), lo que significa que las deu­das malas constituyen casi 22% de todos los créditos de la banca es­pañola, según Santiago López Díaz, analista de Exane BNP Paribas.

“Me parece que estamos cerca (o que incluso hemos pasado) de la cifra máxima de préstamos mo­rosos divulgada oficialmente, pero no todo lo que brilla es oro”, escri­bió López Díaz recientemente. “Los préstamos irregulares divulgados claramente subestiman el orden de magnitudes del desastre de la cali­dad del crédito”.

Los activos improductivos son una mejor medida de la salud de los bancos, indican algunos analistas, ya que este indicador ofrece el pa­norama entero de todas las deudas malas que los prestamistas tienen que afrontar y ofrece una perspec­tiva más realista de los lastres que pesan sobre las ganancias de los bancos. Esas cifras capturan las vi­viendas ejecutadas que los bancos intentarán vender y los préstamos a urbanizadoras y otros negocios refi­nanciados repetidamente y que pro­bablemente no serán pagados.

Los bancos españoles han estado entre los mayores beneficiarios del repunte de la confianza en el merca­do europeo. Las acciones de los cua­tro mayores bancos españoles cuyas operaciones principales se hallan en el país han aumentado en promedio 17,8% desde comienzos del año, fren­te a un declive de 2,5% en el índice europeo de bancos Stoxx, conforme los inversionistas celebran la inci­piente recuperación española.

Sin embargo, el debate sobre si los bancos españoles están dando a los inversionistas un retrato útil so­bre su salud es una señal de que si­guen vivos los temores a lo que yace detrás de los balances generales de los bancos europeos.
La información que los bancos divulgan todos los trimestres a me­nudo es insuficiente para determi­nar el volumen total de los activos malos, anota Alberto Postigo, un analista de Moody’s Investors Ser­vice en Madrid.

Los préstamos morosos en los seis mayores bancos cayeron o se mantuvieron estables en el primer trimestre de este año frente al cuar­to trimestre de 2013. Pero los activos improductivos en cuatro de estos bancos —Caixabank SA, Banco de Sabadell SA, Bankia SA y Banco Bil­bao Vizcaya Argentaria SA— caye­ron más lentamente, y de hecho au­mentaron en Banco Popular Español SA, según Sergio Gamez, analista de Bank of America Merrill Lynch.

Gamez estima que el total de los activos ociosos de los bancos espa­ñoles equivale a 433.000 millones de euros, o 40% de la economía nacio­nal. Caixabank, por ejemplo, regis­tró un declive de 5,3% en su volumen de préstamos morosos el primer tri­mestre de este año frente al cuarto trimestre de 2013, al mismo tiempo que tuvo una caída de 2,5% en acti­vos improductivos, según Gamez.

Banco Santander SA fue la excep­ción. Este informó que sus présta­mos irregulares se mantuvieron sin cambios trimestrales y que sus acti­vos improductivos bajaron 0,9% en su división española, anotó Gamez.

Representantes de Caixabank, Sabadell, Bankia y Santander no quisieron hacer comentarios. Una vocera de BBVA dijo que los présta­mos morosos son una mejor forma de medir las tendencias futuras en la calidad de los activos debido a que son un “indicador principal” de ce­saciones de pagos.

Una potencial explicación de la discrepancia entre los préstamos en situación irregular y los activos improductivos es que los bancos po­drían estar incrementando las ejecu­ciones, sugieren los analistas. La eje­cución de una vivienda trasladaría un préstamo hipotecario retrasado del bolso de préstamos irregulares al de los activos ociosos.

Un análisis de Gamez muestra que los seis mayores bancos espa­ñoles aumentaron la cantidad de eje­cuciones en un promedio de 2,2% del cuarto trimestre de 2013 al primer trimestre de este año.

Los bancos probablemente ten­drán que mejorar lo que divulgan y la frecuencia con que lo hacen cuando el Banco Central Europeo asuma el papel de regulador de los mayores bancos de la zona euro en noviem­bre, dice Robert Tornabell, profesor de la escuela de negocios ESADE en Barcelona. Por ahora, los bancos es­pañoles seguirán poniendo énfasis en sus préstamos irregulares.

El presidente de Banco Popular presumió de la mejora en el volu­men de préstamos morosos del pri­mer trimestre en una conferencia en junio en la ciudad de Santander. “Basado en las cifras internas que tenemos en el banco, anticipamos ver una mejoría en los créditos ma­los en los próximos trimestres tam­bién”, dijo Ángel Ron. “Esta es una muy buena noticia”.

Aun así, los activos ociosos de Banco Popular crecieron 0,3% en el primer trimestre frente al último de 2013, según Gamez. El vocero de Banco Popular dijo estar en des­acuerdo, indicando que los activos ociosos del banco cayeron 0,9%.