Aprovechando la presencia de más de cuarenta empresas procedentes de la República Popular China esta semana en la ciudad industrial, la Cámara de Comercio e Inversión Honduras-China tratará de impulsar nuevas inversiones de ese país en Honduras.

Luis Mata, presidente de esa Cámara, dijo que “en lo que más ha insistido la Cámara es en tratar que ellos (los chinos) establezcan fábricas de importancia (en el país) para tratar de evitar la exportación desde China hasta acá”.

Según este directivo, tiene sentido de negocio que las empresas del país asiático efectúen ese paso si se toma en cuenta que un contenedor cargado de mercadería procedente de China puede tardar entre 35 a 40 días en atravesar por mar el trayecto que la separa de Honduras, lo que añadido a los altos costos del flete terrestre resulta en que sea más económico producir localmente los bienes que exportarlos desde el otro lado del Pacífico.

A partir de esta estrategia y aprovechando la ubicación de Honduras en la región, con la instalación de fábricas de manufactura de productos los inversionistas chinos podrían, con relativa facilidad, distribuirlos en los mercados de Centroamérica, México, el Caribe o Sudamérica. Así, Honduras podría convertirse en una plataforma para alcanzar todos esos mercados.

Entre los productos que podrían producirse localmente, Mata menciona arneses para autos, motocicletas, casas prefabricadas e incluso vehículos, lo cual vendría a contribuir a reducir los niveles de desempleo en el país, a la vez que proporcionaría la oportunidad de capacitar al trabajador en la elaboración de productos más sofisticados de alta tecnología.

“Procuramos hacerles ver que es factible montar las fábricas en Honduras, producir aquí para luego vender localmente como a otros mercados de Centroamérica y el Caribe y evitar exportar desde China, con tecnología moderna, pero producida en el país”, dice Mata.

Oportunidad

La realización de la quinta Exposición Comercial de la República Popular China en Honduras, a partir del 29 de septiembre, ofrece la oportunidad de establecer los contactos y presentar las propuestas, ya que representantes de varias empresas chinas estarán participando en el evento.

Mata informó que se ha convocado a empresarios hondureños para que enlacen con los empresarios chinos que esta semana llegarán para asistir a las ruedas de negocios que con motivo de la ExpoChina se llevarán a cabo.

“Se identificaron los productos en los cuales están interesados nuestros empresarios y vienen los chinos interesados en el mismo producto para ver en qué podemos asistirnos mutuamente, y mientras ellos vienen a promover sus productos también verán la posibilidad de establecer algún segmento de industria para fortalecer nuestra economía y crear empleos”, comentó Mata.

El representante de la parte china, Gu Chao, indicó que “para China son importantes los intercambios con los países de la región centroamericana”, y dado que uno de los objetivos del evento comercial es “fortalecer la cooperación estrecha y ofrecer una plataforma de intercambio entre los empresarios chinos y hondureños”, la posibilidad de que estas inversiones puedan realizarse queda más que abierta.

La delegación china que vino para organizar la exposición comercial solicitó a las Cámaras de Comercio de San Pedro Sula y Tegucigalpa un listado de los segmentos de mercado en los cuales los empresarios hondureños están interesados en invertir.

A fin explorar las posibilidades de negocios, la exposición comercial incluye la celebración de al menos tres foros de negocios paralelos al evento principal. En estos se discutirán, entre otros temas, las reglas del juego para los empresarios hondureños que deseen acceder al mercado chino.

China importa desde Honduras productos agrícolas como café, banano, azúcar, tabaco y mariscos, los cuales se exportan en cantidades modestas.

Edwin Galeano, de la Secretaría de Industria y Comercio, SIC, señala que Honduras exportó el año pasado unos 84,000 dólares en diversos productos; en tanto que en el mismo período importó productos por más de medio millón de dólares, lo que arroja un déficit comercial cercano al 400%.