25/02/2024
01:37 AM

Estados Unidos da luz verde a los avicultores

  • 16 febrero 2016 /

Blanca Mancía, directora de la Anavih, destaca que su hermano (Luis Mancía) logró la certificación para exportar huevos al mayor mercado del mundo.

Tegucigalpa, Honduras.

En miembro de la Asociación Nacional de Avicultores de Honduras (Anavih) logró, en forma independiente, lo que muchos anhelaban desde hace décadas: la primera exportación de productos avícolas a Estados Unidos a través del Tratado de Libre Comercio regional con ese país (RD-CAFTA).

Se trata de la empresa Inversiones Avícolas de Honduras (Inavih), que se fundó en el año 2011, pero cuyo presidente fue cofundador del Grupo Mancía, ganadores de premios regionales en años anteriores.

De acuerdo con la embajada de Estados Unidos, la empresa Inavih cumplió con los requisitos para exportar dos contenedores con 800 cajas con 360 huevos cada una que se envió a Gainesville, Georgia.

Luis Mancía destaca que desde su fundación han emprendido un programa de mejora continua respaldado por una fuerte inversión económica y cuentan con una “sólida infraestructura de naves y galeras; tecnología de punta y personal capacitado para garantizar la continuidad de la producción y el proceso de comercialización durante los 365 días del año”. La empresa está ubicada en Santa Cruz de Yojoa, en el departamento de Cortés.

Logro nacional

Para la directora de la Anavih, Blanca Mancía, la apertura comercial es un éxito de país y abre la ruta para los agremiados en espera de alcanzar la primera exportación de carne de pollo a EUA.

Mancía, quien en 2012 recibió el premio como Productora Avícola Emprendedora de Centroamérica y El Caribe, sabe que el éxito se logra con trabajo diario y tenacidad.

“Hace unos 30 años, mi hermano mayor Luis Mancía inició con gallinas ponedoras en galeras convencionales de piso, donde todos ayudábamos a las tareas de recolección de huevos o en las ventas”, comenta la propietaria de Granja Avícola Del Campo, parte del Grupo Mancía.

“En ese tiempo no era tan difícil, todo era de precios accesibles: una pollona costaba como cinco lempiras, por ejemplo”.

Conforme aprendían el negocio, entraron el resto de los hermanos. Finalmente, Blanca Mancía con su hermano Teodoro formaron en 1998 una sociedad con 2,000 aves viejas de replume, que les dio su hermano Luis.

Con la ayuda de la familia han sacado la empresa adelante.

A la par de la producción, también han formado otras empresas como la Mega Distribuidora Avícola, que es la mayor empresa distribuidora de huevo en el país y de la que poseen el 70% de las acciones.

Foto: La Prensa

La directora de la Anavih, Blanca Mancía, destaca que su hermano (Luis Mancía) logró la certificación para exportar huevos al mayor mercado del mundo.
Para 2013, el Grupo Mancía producía 5,000 cajas diarias de 360 huevos, es decir, el 33% de la producción nacional en aquel momento.

Hoy en día, la Anavih registra 364 productores con una capacidad de generar 10,000 cajas diarias de huevos, es decir, 2.8 millones de cajas anuales.

El consumo per cápita es de 130 huevos de una industria que emplea a unas 12,500 familias, así como unos 150,000 empleos indirectos a nivel nacional. “La industria avícola aporta el 14% de aporte al PIB nacional”, señala Alberto Bográn, vicepresidente de la Anavih.

Los productores avícolas proyectan crecer en las exportaciones de huevo de 15 a 24%. Actualmente se envían contenedores a los países vecinos y a EUA.

Los productores calculan que para este año la inversión superaría los 50 millones de dólares, según confirmó el presidente de la Anavih, Donaldo Polanco.

“Estamos hablando de incrementar el volumen de producción en por lo menos 15 millones de libras de pollo y más o menos unas 500 cajas de huevo diarias”, comentó.

La producción avícola se concentra en los departamentos de Cortés y Francisco Morazán, teniendo empresas como Aviaria, Aviasa y Mega Distribuidora Avícola entre las empresas más fuertes en la comercialización de huevo de mesa. Mega Distribuidora es una especie de cooperativa que distribuye los huevos de diferentes productores asociados a nivel nacional.

Comercialización y sanidad

Uno de los logros del Grupo Mancía es la identificación de las marcas y los tamaños en la venta de huevos. Las marcas de este grupo incluyen a Deliyema, Vitayema, Papahuevo y Míster Huevo, además de Ranchero y Eggcelent, este último rico en omega 3.

Por ejemplo, Míster Huevo es un huevo más pequeño, un poco más barato, mientras que Deliyema es el premium, es el mejor y es un huevo grande, que se vende a un mejor precio.

El consumo es muy bajo, teniendo en cuenta el bajo precio y el alto nivel de nutrientes que tienen los huevos. Existe mucho espacio para seguir creciendo dentro y fuera del país, destaca Blanca Mancía.

Honduras es un país que ha estado trabajando muy de cerca con las autoridades sanitarias para lograr estar libre de las enfermedades restrictivas al comercio.

“Como estamos libres de cuatro enfermedades aviares, todavía no tenemos restricciones con respecto a movilizar la gallinaza o las aves de una granja a otra”, dice Mancía.

“Esto nos permite también poner un escudo para las importaciones de otro país”.

Competir en Estados Unidos es el gran reto para la empresa Inavih, ya que México también tiene acceso, pero los directivos de la Anavih y del Gobierno confían en el éxito de la empresa hondureña.

La empresa Inavih cuenta con 15 naves o galeras, emplea a 60 personas y tiene una producción mensual de 45,000 cajas; además, ofrece productos agrícolas como jugo de limón persa y fruta de exportación, yuca refinada y rambután.