11/04/2024
10:11 PM

El líder gana confianza cuando muestra un poco de humanidad

  • 05 mayo 2015 /

Algunas estrategias y recomendaciones del Harvard Business School Publishing para las empresas

Washington, Estados Unidos.

La confianza en el liderazgo empresarial está en niveles bajos históricos, según sondeos de Edelman y del Foro Económico Mundial (WEF). Una causa podría ser nuestra tendencia a ver a los líderes como instrumentales (que persiguen una meta empresarial particular) o como heroicos (que persiguen una visión única).

En pocas palabras, queremos supermáquinas o superhumanos, o ambas cosas, en la cúspide de nuestras organizaciones, y muchos CEO luchan por alcanzar esas expectativas.

Han sido formados para esconder vulnerabilidades y para ser consistentes, sensatos y estar en control todo el tiempo. Inevitablemente, se quedan cortos.

Es hora de un enfoque diferente, de uno que permita que los líderes reconozcan plenamente su humanidad, ganándose así la confianza y respeto de su personal. A continuación tres sugerencias:

Póngase sentimental. Los empleados valoran los momentos sinceros de conexión. Siempre voy a recordar cuando un exjefe empezó a llorar en mi presencia durante momentos de inmensa presión de los inversionistas.

El momento de vulnerabilidad cimentó la lealtad que le tenía. Probablemente se sienta cómodo mostrando felicidad o emoción. Pero, cuando se requiere, también puede mostrar desilusión, preocupación y coraje.

Sea original. Al exponer su idiosincrasia, pasiones y caprichos, los jefes pueden volverse más humanos. Considere qué aspectos de su vida o personalidad podrían sorprender o encantar a sus empleados, y comparta ese lado suyo.

Exprese dudas. Los líderes inteligentes saben que hay más de una respuesta correcta, y una vez que se comprometen con una decisión, no temen revisarla y cambiarla si es necesario.

El mantra del futurista Paul Saffo es “opiniones fuertes, débilmente defendidas”; es un mantra que los gerentes también deberían adoptar, especialmente si están intentando navegar situaciones complejas.

Entonces, exprese dudas, pregunte opciones contrarias y muéstrese dispuesto a cambiar de mentalidad, varias veces si es necesario.