31/01/2023
11:32 AM

Más noticias

Baterías caseras, la innovación energética de Tesla

  • 04 agosto 2015 / 09:08 AM /

Elon Musk, director ejectivo de Tesla Motors, pone a la venta una línea de baterías solares de uso doméstico

Tegucigalpa, Honduras.

El empresario Elon Musk ya ha demostrado que la gasolina no es necesaria, y pretende demostrar que es posible viajar a Marte.

Ahora, el fundador de Tesla y SpaceX promete acabar con la factura eléctrica en los hogares. Y no hablamos de 2020 precisamente, porque el producto –según asegura– está prácticamente listo para su comercialización.

Las eléctricas no tendrán ni tiempo para reaccionar. La producción ya comenzó en Estados Unidos y dentro de pocoa será posible que los primeros clientes puedan salirse de la red para administrar ellos mismos su electricidad, sin pagar facturas.

Los nuevos productos de la firma de Elon Musk tienen todos los ingredientes necesarios para convertirse en un best seller soólo comparable con el iPhone o el Apple Watch.

Eso sí, adquirir una Powerwall, el dispositivo destinado a los hogares que empezará a comercializarse este mes, supone un desembolso al que no todos pueden hacer frente. La razón es que si bien su precio de venta es de unos 3,500 dólares (en función de su potencia), si se suman todos los gastos que conlleva su instalación, la cifra total se eleva hasta los 8,000 dólares.

Por su parte, las Powerpack, enfocadas en el mundo de los negocios, tampoco son asequibles. Aunque no tienen aún precio oficial ni fecha de lanzamiento, algunos auguran que no se venderán por menos de 25,000 dólares.

La compañía confirmó que se habían reservado 38,000 unidades de Powerwall y 25,000 de Powerpack.

La barrera de los 1,000 millones

El temprano interés que han suscitado estos dispositivos podría reportarle a Tesla unos ingresos superiores a los 800 millones de dólares, según ha calculado Bloomberg.

Es más, algunos expertos ya vaticinan que las ventas de la primera remesa de Powerwall y Powerpack podría superar los 1,000 millones de dólares en los primeros meses tras su lanzamiento. Tesla repetiría así el éxito de su coche eléctrico Model S, al que le costó más tiempo alcanzar esa cifra.

En este sentido, las baterías podrían equipararse a otros productos que, sin tratarse de ideas estrictamente novedosas, marcaron un antes y un después en sus respectivos mercados como el iPhone de Apple (que superó los 1,000 millones antes de cumplir su primer año a la venta) o Apple Watch, del que aún no se tienen cifras oficiales pero que problablemente supere esa barrera.

Las comparaciones con el iPhone no acaban ahí. La presentación de Tesla Energy recordó a las puestas de largo de la mayoría de los dispositivos de los de Cupertino, tanto por la expectación que generó como por su repercusión mediática.

Además, varios meses antes la firma de Elon Musk ya anunció su incursión en el mundo de la energía, lo que generó multitud de rumores y especulaciones, parecidas a las que suelen marcar el día a día de Apple.

Responder a la demanda

De efectuarse todas las reservas que se han registrado, la compañía se quedaría sin stock hasta mediados de 2016, lo que podría retrasar la entrega de algunos dispositivos a sus clientes.

Musk explicó que la producción de las baterías coparía la capacidad productiva de la gigantesca fábrica que la compañía abrirá en Nevada.

En este punto, Tesla también puede asemejarse a la firma de Tim Cook que, debido a la enorme demanda del Apple Watch, está teniendo problemas para hacer llegar los relojes inteligentes a sus compradores.

Por otra parte, la compañía necesitará pronto la inyección económica que las baterías insuflarán a sus cuentas porque está quemando rápidamente sus fondos con la producción del todocamino Model X, el Model III (una berlina más asequible que sus hermanos mayores) y los gastos que conlleva la construcción de esta nueva planta en Nevada que supondrá un desembolso de unos 5,000 millones de dólares.

Foto: La Prensa

¿Quién es?

Elon Musk, nació do en Sudáfrica, pero tienecon nacionalidad estadounidense. Musk compró su primer ordenador, un Commodore VIC-20, cuando tenía 10 años y aprendió a programar por su cuenta.

Vendió su primer programa, un juego del espacio llamado Blastar, por el equivalente a 500 dólares cuando tenía apenas 12 años.

El dinero que ganaba programando lo gastaba en cómics, ordenadores y programas de juegos como Dungeons and Dragons.

Después de graduarse en la Secundaria para varones de Pretoria se fue de su casa cuando tenía 17 años, sin el apoyo de sus padres y en parte debido al servicio militar obligatorio en el ejército sudafricano: “Yo no tengo nada en contra de servir en el ejército en sí, pero servir en el ejército sudafricano para reprimir a la gente negra no me pareció una buena forma de emplear mi tiempo”, señaló-

Sus padres se divorciaron. Su madre había nacido en Regina, Saskatchewan, Canadá, de padres estadounidenses y como muchos de sus parientes vivían en el Oeste Canadiense, Musk emigró a Canadá con su madre en junio de 1989.

En 1992 obtuvo una beca para estudiar Administración de Empresas y Física en la Universidad de Pensilvania. Recibió su título del Wharton School en la Universidad de Pensilvania y se quedó un año más en la universidad para completar su segundo título en física.

Uno de sus profesores en la Universidad de Pensilvania era director ejecutivo de una empresa en Silicon Valley, dedicada a investigar ultracondensadores electrolíticos destinados a vehículos eléctricos.

Elon Musk trabajó un verano en la empresa Pinnacle Research.

Tras obtener sus licenciaturas, e inspirado por innovadores como Nikola Tesla, Musk decidió entrar en tres áreas que el consideraba que eran «problemas importantes», como luego indicaría él mismo: «Una de ellas era el Internet, otra la energía renovable y la otra era el espacio».

En 1995, fundó Zip2, junto con su hermano Kimbal Musk y su amigo Greg Curry.

Para febrero de 1999 gestionaba casi 200 sitios web, incluyendo el sitio New York Today, que era un directorio local del The New York Times.

Zip2 fue vendida a Compaq Computer en 1999 por 300 millones de dólares.

En marzo de 1999, Musk co-fundó X.com, una empresa de servicios financieros y pagos vía correo electrónico.

Un año después. X.com se fusionó con Confinity. La nueva compañía adoptó inicialmente el nombre de X.com como su nombre corporativo, pero en febrero de 2001, X.com cambió su nombre legal a PayPal Inc.

En octubre de 2002, eBay adquirió PayPal por 1 500 millones de dólares en acciones.15 Antes de la venta, Musk era el accionista mayoritario, con 11.7% de las acciones de PayPal.

Con la venta Elon Musk ganó 150 millones de dólares en acciones de eBay. Varios miembros de PayPal fundaron sus propias compañías como YouTube, LinkedIn, Jammer y Yelp.

En febrero de 2005 la fortuna de Musk era de 328 millones de dólares.