14/04/2024
02:21 PM

BCIE, dispuesto a seguir apoyando sector eléctrico

  • 07 marzo 2023 /

Honduras debe incorporar en siete años un total de 2,193.5 megavatios, por lo que requiere de financiamiento externo.

TEGUCIGALPA

Honduras debe incorporar a su oferta energética 2,193.5 megavatios desde 2022 hasta 2031 y eso requiere de una inversión superior a los 3,400 millones de dólares (L85,000 millones) y una buena oportunidad para atraer fondos concesionales de inversión.

Dante Mossi, director ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), informó que la situación del sector energético y su relevancia en la economía del país lo hacen un asunto de prioridad para ese organismo.

El rescate financiero de la Enee ha sido parte de la agenda de los últimos gobiernos. No obstante, los resultados están lejos.

La administración de la presidenta Xiomara Castro ejecuta desde 2022 un plan para mejorar las finanzas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica y uno de sus aliados es el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

“El gobierno ha priorizado el rescate del sector y de la Enee y el Banco espera continuar siendo un aliado en esta tarea a través del fortalecimiento institucional y normativo, así como en proyectos para expandir la red de transmisión y la generación de energía renovable”, detalló el ejecutivo. Añadió que en 2022 el BCIE apoyó con asistencia técnica la estructuración del plan de reducción de pérdidas, el gobierno tiene una meta de reducción de pérdidas de alrededor de 16% en estos próximos tres a cuatro años, y esperan poder acompañarlo, dijo.

Honduras tiene la necesidad de incorporar alrededor de 2,193.5 megavatios en el periodo de 2022 a 2031 que requeriría de una inversión aproximada de 3,419.2 millones de dólares. Este potencial de mercado es un elemento importante para poder atraer recursos financieros concesionales de líneas de crédito externas y fondos internacionales para el financiamiento de proyectos que contemplen componentes relacionados a la transición energética y el aumento de la resiliencia de la infraestructura eléctrica frente a crisis climáticas”, apuntó el ejecutivo.