Tegucigalpa, Honduras

Como todos los procesos, en el camino hacia la total adopción de la banca digital, existe un período de adaptación. Uno de los desafíos que se presentan, es generar conciencia colectiva acerca de la seguridad de la información y la privacidad de los usuarios.

La Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba) capacitó a usuarios financieros, mediante un webinar sobre la seguridad de la información y la privacidad, y adaptación a la banca digital.

Durante el Webinar, , donde los ejecutivos Fabiola Güell, Fernando Fortín y Héctor Ortiz, de BAC Credomatic, Banco Ficohsa y Banco de Occidente respectivamente, disertaron acerca de la importancia de la seguridad y la conciencia colectiva alrededor de este importante tema.

“2020 trajo muchos cambios, y muchos de ellos llegaron para quedarse. El comportamiento de los consumidores y la digitalización de la vida cotidiana es un proceso que se vio drásticamente acelerado en el último año”, señaló Fabiola Güell.

El sector privado no ha sido ajeno a esta tendencia, y ha sabido responder de forma eficaz gracias a un proceso que se venía desarrollando desde tiempo atrás. Gracias al apoyo de la banca, que ha jugado un rol fundamental en esta transformación el e-commerce, está brindando alternativas a la que ya nadie es ajeno.

La tecnología bancaria como los retiros sin tarjeta, el pago sin contacto, los pagos con celular NFC y los botones de pago, se convirtieron en moneda corriente y al mismo tiempo los servicios financieros también acompañaron esta evolución. Desde hace varios años, el sector se ha preparado para este cambio que en 2020 vimos acelerado. Ya no es necesario ir al banco en persona para realizar los trámites habituales. La banca se transforma y evoluciona al mismo ritmo que los clientes y que el mundo, convirtiéndose en una banca accesible y que dispone de múltiples canales de servicio.

Por su parte Fernando Fortín señaló que “hoy existen múltiples soluciones para contactarse con las instituciones financieras de manera segura y a través de los canales oficiales”. Los bancos ofrecen web chat, call centers, consultas a través de correo electrónico e incluso WhatsApp. Sin embargo, es fundamental tener presente que, en cualquier tipo de interacciones con los bancos, hay información que nunca será solicitada y que es imprescindible no proporcionar.

La privacidad de la información es uno de los elementos más importantes para asegurar que el proceso de la transformación digital de la banca, sea completamente seguro, y los usuarios juegan un rol clave en este sentido.

“Información personal como contraseñas, tokens o pines, o incluso fotos de las tarjetas de crédito deben mantenerse privados. Bajo ningún concepto deben ser compartidos a través de ningún medio electrónico”, señaló Fortín.

Héctor Ortiz, mencionó que existen algunas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de pensar en la seguridad cuando utilizamos aplicaciones bancarias. Por ejemplo, “verificar en la barra de navegación que la dirección web de nuestra banca sea correcta y comience con https, no responder correos electrónicos ni mensajes o llamadas donde soliciten nuestras contraseñas u otra información privilegiada y cerrar sesión en el navegador al finalizar las operaciones online”.

La banca digital llegó para quedarse, y cada vez son más los usuarios que operan utilizando estas plataformas, tanto en la web como a través de aplicaciones móviles. Todos tenemos un rol en este proceso, los bancos y los usuarios. La seguridad es responsabilidad de todos y el esfuerzo es colectivo.