Combatir contrabando y evasión, claves para mejorar recaudación

Alrededor de L2,500 millones deja de percibir el Estado por el comercio ilegal de licores y cigarrillos. Analistas dicen que no hay lugar para nuevos impuestos.

Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa.

SAN PEDRO SULA.

Economistas recomiendan que para aumentar la meta de recaudación se requiere un combate frontal a la evasión, el contrabando y la defraudación aduanera.

Un estudio de empresas industriales estimó que por comercio ilegal de bebidas gaseosas, licores y cigarrillos, el Estado deja de percibir más de L2,500 millones cada año.

A pesar de esfuerzos por parte de los elementos de Seguridad y Defensa y el Poder Judicial de combatir el delito, empresarios sugieren que es retomar iniciativas como la Comisión Anticontrabando y Evasión Fiscal, creada en el decreto 17-2010 y que dejó de funcionar cuando desapareció la DEI en el año 2016.

Propuestas
El Icefi presentará en los próximos días un análisis más extenso sobre el proyecto de presupuesto para el ejercicio fiscal 2021.

“Pero además es indispensable que, paralelo a la discusión del presupuesto, se analicen reformas que permitan incrementar los ingresos del Estado, gravando a quienes más ingresos tienen, así como asegurando una reducción significativa del gasto tributario que permita financiar una mayor inversión social y productiva, sugiere el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) en el primer análisis al Proyecto de Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República de Honduras para el Ejercicio Fiscal 2021 que recién lanzó.

A principio de semana, las declaraciones de la directora del Servicio de Administración de Rentas (SAR), Miriam Guzmán, respecto a que pretenden aprobar un impuesto para el comercio digital, sobre todo para las plataformas digitales que venden bienes y servicios en Honduras, generó rechazo en la población.

La funcionaría indicó que enviarían una propuesta de ley al Congreso Nacional porque han identificado fuerte evasión de impuestos a través de las compras en línea.

Los analistas consideran que no es el momento idóneo para hablar de nuevos impuestos, porque aún sigue la pandemia y sus efectos negativos se extenderán por lo menos en los próximos 24 meses. Además, la gestión de recursos del Gobierno antes y después de la crisis sanitaria ha sido cuestionada.

Las recaudaciones tributarias cerrarán el año con un déficit por alrededor de L24,000 millones, como consecuencia directa de la pandemia, es decir, una caída 28%, según datos a septiembre de Finanzas.

LC presupuesto 221020(800x600)
La Prensa